fbpx

Ser madre y deportista de élite

Para las atletas se convierte en una de las pruebas más duras dentro y fuera de la competición, debido a que su cuerpo es su principal herramienta de trabajo

La conciliación es uno de los grandes retos a los que tienen que hacer frente las deportistas de élite fuera del terreno de juego y la gran deuda de las federaciones y entidades con un colectivo que, en muchos casos, se ve forzado a combinar su máximo momento profesional con la edad fértil.

Una de las deportistas que más ha hecho por la conciliación en España es la exnadadora artística y actual presidenta de la Comisión de Maternidad y Deporte del Comité Olímpico Español (COE), Ona Carbonell, madre de dos hijos (de uno y tres años), que decidió retirarse de la primera línea poco después de dar a luz por segunda vez.

Falta de referentes y de información

Carbonell cuenta: “La conciliación en el deporte no es un reto fácil. Yo lo viví como algo bonito porque tuve el apoyo de mi entrenadora, de mi equipo y de la federación, pero la mayoría de deportistas no lo tienen”, añadió una de las reinas de la historia de la sincronizada, quien, en mayo del año pasado, dijo adiós al deporte que practicó profesionalmente durante 16 años.

La ganadora de dos medallas en los Juegos Olímpicos de Londres 2012 en natación sincronizada y campeona mundial en 2009, entre otros títulos, afirma que, aunque quiso ser madre antes, “cuesta encontrar el momento”.

“El cuerpo es nuestra principal herramienta de trabajo y hace un cambio brutal durante el embarazo y el posparto. En los entrenamientos estamos muchas horas y tenemos muchos viajes, algunos de incluso un mes”, destaca Carbonell, que ahora ayuda a deportistas que quieren ser madres desde el COE.

Madres y deportistas

La comisión que dirige tiene como objetivo, entre otros, tener a profesionales específicos para las etapas previa y posterior al parto y que las deportistas puedan ir a las competiciones con la posibilidad de amamantar a sus hijos y que se congelen sus ‘ránkings’.

“Estoy segura de que la maternidad y el deporte pueden ir de la mano, como han demostrado grandes deportistas, de la talla de Serena Williams y Naomi Osaka, (tenistas) o la velocista norteamericana Allyson Felix, que fue medallista olímpica después de ser madre”, asegura.

Para que haya más avances, subraya, hace falta que la conciliación “se visibilice mucho más, que las deportistas tengan toda la información posible para tomar esa decisión y que tengan facilidades y becas”, pero confía en que la sociedad “está en el camino correcto”.

Tanto el Consejo Superior de Deportes como algunas comunidades autónomas, como Andalucía o la Comunidad Valenciana, prevén becas de alrededor de 3 mil euros por hijo, una cantidad que difícilmente puede sufragar las horas de canguro o viajes del bebé para acompañar a su madre.

“Ellos también deberían hablar de paternidad”

Carlota Planas, quien hace tres años se convirtió en la primera mujer en dirigir una agencia de representación de futbolistas, Unik Sports, apunta que la maternidad es un reto “especialmente difícil para las mujeres deportistas, porque sus carreras pueden durar hasta los 30 o 35 años”.

“Hemos avanzado mucho: hemos pasado del punto en el que los embarazos parecieran una lesión y provocaran que algunas perdieran sus trabajos y patrocinios a que se las proteja y respete un poco más”, resalta la representante, entre otras futbolistas, de las azulgranas Claudia Pina y Mariona Caldentey.

Aunque en su agencia aún no han trabajado con jugadoras que hayan sido madres, algunas quieren serlo y, por eso, colaboran con unidades de vitrificación para posponer la maternidad.

Sobre los hombres, señala: “También deberían hablar de la paternidad, porque la conciliación es algo complicado y no se habla mucho de ello”, pero resalta que a las mujeres, al ser ellas las que tienen el parto y la lactancia, les supone un extra.

Ayudas a las deportistas

Por eso reclama ayudas, como espacios para los niños dentro de los clubes, apoyo médico y ginecológico en las entidades deportivas o que las deportistas puedan viajar con sus hijos a las competiciones.

“Hemos visto casos como el de la futbolista Irene Paredes, que ha podido viajar a una concentración con la selección española junto con su hijo, algo que han agradecido tanto ella como el grupo”, relata la directora de Unik Sports.

Durante este camino, Planas se ha dado cuenta de que muchas mujeres necesitan referentes y compartir sus miedos para sentirse apoyadas.

“Es el objetivo para las personas que trabajamos en entidades o agencias de mujeres deportistas. Nuestra meta es que vean que se pueden dedicar, como los hombres, al deporte profesional”, concluye.

¿Sabes que tu naturaleza es ser feliz?

NOTICIAS RELACIONADAS

MÁS NOTICIAS

Más leído