Ambientalistas buscan un peso por recibo de agua para proteger zonas de recarga

Ambientalistas

La propuesta será presentada en 2022, después de que los ambientalistas del estado se reúnan para analizar el tema

Para la protección de las zonas ecológicas y Áreas Naturales Protegidas que filtran agua y reabastecen los acuíferos del estado de Querétaro, los ambientalistas de la entidad plantearán a las autoridades estatales que, por cada recibo de consumo de agua que se pague, se destine un peso a esta tarea, adelantó la ambientalista queretana América Vizcaíno Sahagún.

De acuerdo con la activista, la propuesta será presentada formalmente el próximo año, luego de que los ambientalistas del estado se reúnan para analizar el tema; no obstante, destacó que los recursos recaudados a través de este mecanismo serían suficientes para restaurar suelos, reforestar, conservar y mitigar los daños en las Áreas Naturales Protegidas y las Zonas de Protección Ecológica.

“Un peso por recibo. (…) Y habría que ver, también, de las empresas que utilizan volúmenes muy grandes de agua, pues, ver los rangos que existen por sector, para que, por las familias, sería un peso, y por sector habría que ver los rangos de consumo. Tenemos que estudiar cómo está eso. En realidad no es un impuesto, es dinero para las medidas que nos van a favorecer a todos, siempre y cuando el dinero se utilice en proyectos que restauren el equilibrio de los ecosistemas y las funciones ambientales de los ecosistemas”, puntualizó.

Destacó que el dinero recaudado, en caso de que el planteamiento se concrete, se iría a un fondo, desde donde se remitirían los recursos para diferentes proyectos en materia ambiental, por lo que los ciudadanos, refirió, deberán estar pendientes del uso que se le dé a este.

En otro tema, sobre el cobro de impuestos ecológicos por emisiones a la atmósfera, extracción de minerales no metálicos y por la generación de residuos de manejo especial, que se cobrarán a partir de 2023 en la entidad, América Vizcaíno consideró que se trata de una medida eficiente para que pague quien contamine; sin embargo, resaltó la importancia de que esos recursos se utilicen en mitigar daños ambientales y no en otras acciones.

En 2021, Sedesu autorizó 80 proyectos en materia de impacto ambiental