Rampas de frenado: mecanismo seguro, pero costoso para transportistas

De acuerdo con el coordinador nacional de la AMOTAC, Miguel Ángel Santiago Solís, el costo de la utilización de las rampas de frenado es variado, pues los montos pueden ir desde los 90 mil hasta los 170 mil pesos, “dependiendo de cuánto te hayas metido” a la cama de frenado

Definidas como una franja conectada al arroyo vial acondicionada para desacelerar vehículos de manera controlada y segura, a través del uso de materiales granulares sueltos, las rampas de frenado son mecanismos para la seguridad en las carreteras, principalmente para el transporte de carga pesada, que presenta mayores dificultades para lograr un frenado de emergencia; sin embargo, su uso puede resultar costoso, incluso más que impactarse con otros vehículos.

De acuerdo con el coordinador nacional de la Alianza Mexicana de Organización de Transportistas, AC (AMOTAC), Miguel Ángel Santiago Solís, el costo de la utilización de las rampas de frenado es variado, pues los montos pueden ser de 90 mil o hasta 170 mil pesos, “dependiendo cuánto te hayas metido” a la cama de frenado. A este gasto, refirió, se le suma el cobro de la grúa por el arrastre de la unidad.

“Aunque tengas un seguro de una manera particular, no te implica pagar la rampa de emergencia, la utilización, porque dicen que, de hecho, no es un accidente. Entonces, por lo tanto, como todo el servicio público federal de carga de tres y media (toneladas) para arriba no lo contempla el derecho, el pago de la cuota de las casetas, pues, si lo vemos de una manera muy drástica, pues, qué piensas, entre 150, 170 mil pesos pagarle a Capufe por la utilización de la rampa, más otros 100 mil o 200 mil pesos de la grúa, más la reparación de tus daños que no va a entrar dentro de la póliza de tu seguro, pues mejor no las utilizas, valga la expresión”, expuso.

Hacer lo indebido

En algunos casos, mencionó Miguel Ángel Santiago, debido a las circunstancias anteriores, las unidades de carga se han impactado con otros vehículos.

“Algunos pudieran pensar: ‘¿Qué prefieres pagar? ¿La muerte de una persona, el golpe a una unidad o meterte a la rampa?’. Pero si nos vamos a números, pues, desafortunadamente, pues, te sale menos costoso el hecho de irte estrellar atrás de un carro, valga la expresión, porque te estrellas y (el seguro) te repara tu carro, repara el carro del que le pegas, porque la cobertura te la da y, aparte, te paga las grúas, entonces, prácticamente te beneficia esa parte. Entonces, pues, si tú ves una rampa y si no hay forma de hacerlo, pues, creo que haces algo que no se debería de hacer”, dijo.

Al relatar una experiencia, recordó que, en Chilpancingo, Guerrero, tuvo que ingresar cerca de 60 metros a la rampa de frenado “y nos cobraban 170 mil, porque nos hablaban de que se removieron 30 metros cúbicos de material y que, como son cosas que se hacen a mano y de manera artesanal… Pero lo curioso es que no se tardaron pero ni dos horas en haber puesto la rampa igual”, añadió, luego de puntualizar que el problema con las rampas ocurre a nivel nacional.

Consideró que es necesario que se legisle para incluir, dentro de los peajes, los servicios auxiliares y el uso de las rampas de frenado y así quedar exentos de pago. Señaló que este planteamiento deben tomarlo en cuenta la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) y el poder Legislativo.

“Se ha planteado desde hace muchos años, AMOTAC lo ha expresado, lo ha planteado, pero, pues, han hecho caso omiso”, señaló.

No obstante, son importantes

En la Norma Oficial Mexicana NOM-036-SCT2-2016, “Rampas de emergencia para frenado en carreteras”, la SCT estableció que las condiciones del sitio en donde se construye una carretera pueden, en casos extremos, determinar el diseño con pendientes descendentes continuas y prolongadas; características que, en conjunto con fallas mecánicas de los vehículos, principalmente en sus sistemas de frenos, pueden propiciar la ocurrencia de accidentes fatales.

Por ello, subrayó que para evitar tales accidentes puede recurrirse a la construcción de las rampas de emergencia para frenado, también denominadas rampas de escape o simplemente rampas de emergencia. Al respecto, el coordinador estatal de Socorros de Cruz Roja Mexicana delegación Querétaro, Ernesto Arroy Zurita, resaltó la importancia de contar con estos mecanismos, principalmente para el transporte pesado, cuyo frenado de emergencia, acotó, es más difícil.

“Cuando se han ocupado (las rampas de frenado), las lesiones son menores o algunas veces, incluso, ni siquiera presentan lesiones los operadores, pero sí reducen mucho no solamente las lesiones de ellos mismos, sino las que provocan por impactar a otros vehículos”, aseguró.

Abundó en que, en el caso de Querétaro, sobre la carretera federal 57, en el tramo que atraviesa el municipio de San Juan del Río, existen dos rampas de frenado; sin embargo, manifestó la necesidad de contar con más mecanismos de este tipo en otros puntos de esta vialidad y de otras de la entidad.

“Principalmente en las zonas de bajada de San Juan del Río, pues, sería muy útil que se tuviese otra ya en un punto más bajo. En Querétaro, en la bajada de Cuesta China también sería muy importante lograr conseguir una ubicación. (…) Sería más bien revisar un poquito la incidencia, pero probablemente en el libramiento (Noreste) que va hacia San Luis Potosí, sería importante ubicar otros puntos, ya que también ha habido algunas incidencias importantes en esa vía”, planteó, para luego precisar que esta última vialidad es la que va de El Colorado a la carretera a San Miguel de Allende.

AMLO le ha fallado a los transportistas: AMOTAC