EUA, Reino Unido y Australia crean alianza para contrarrestar a China

Estados Unidos, Reino Unido y Australia crearon una alianza para contrarrestar a China. Foto: Especial
Estados Unidos, Reino Unido y Australia crearon una alianza para contrarrestar a China. Foto: Especial

Ante la creciente influencia de China en Asia y el océano Pacífico, los gobiernos de Estados Unidos, Reino Unido y Australia crearon una alianza estratégica para incrementar su presencia militar

Estados Unidos, ante la creciente influencia de China en la región del Indo-Pacífico, anunció el miércoles una nueva alianza con Australia y Reino Unido para fortalecer las capacidades navales en esa zona, con una nueva flota australiana de submarinos nucleares.

El anuncio, realizado en una videoconferencia por el presidente de la Unión Americana, Joe Biden; el primer ministro de Australia, Scott Morrison; y el primer ministro de Reino Unido. Boris Johnson; seguramente enfurecerá a Francia, que ha estado negociando una venta multimillonaria de submarinos convencionales a Australia.

La empresa de defensa Naval Group con sede en Francia expresó su «profunda decepción» por la noticia de la iniciativa que pareció dejar de lado el acuerdo franco-australiano.

Biden dijo que los esfuerzos para permitir que Australia construya submarinos de propulsión nuclear garantizarán que tengan «las capacidades más modernas que necesitamos para maniobrar y defendernos contra amenazas en rápida evolución».

Los submarinos no estarán armados con armas nucleares, solo estarán propulsados por reactores nucleares, enfatizaron los tres líderes.

Aunque Biden, Morrison y Johnson no mencionaron a China al revelar la nueva alianza, denominada AUKUS, su intención era clara.

«Nuestro mundo se está volviendo más complejo, especialmente aquí en nuestra región, la del Indo-Pacífico. Esto nos afecta a todos», dijo Morrison.

Johnson dijo que trabajarán «mano a mano para preservar la estabilidad y la seguridad en el Indo-Pacífico».

Tras formación gobierno talibán, China celebra «fin de la anarquía» en Afganistán