Tras formación gobierno talibán, China celebra «fin de la anarquía» en Afganistán

El Gobierno de China se congratuló por la creación del nuevo régimen talibán en Afganistán. Foto: Especial
El Gobierno de China se congratuló por la creación del nuevo régimen talibán en Afganistán. Foto: Especial

El Gobierno de China celebró la conformación del nuevo régimen gubernamental de los talibanes en Afganistán, ya que este pone fin a «tres semanas de anarquía» en aquel país asiático

China saludó el miércoles la composición en Kabul de un gobierno provisional, compuesto exclusivamente por talibanes, medida que pone fin, según Pekín, a «tres semanas de anarquía» en el país.

«Esto pone fin a más de tres semanas de anarquía en Afganistán y constituye una etapa importante para el restablecimiento del orden en el país y su reconstrucción», dijo ante la prensa un portavoz de la diplomacia china, Wang Wenbin.

Los talibanes, nuevos amos de Afganistán, nombraron el martes a los principales ministros de su gobierno. Será dirigido por Mohamad Hasan Akhund, un antiguo colaborador cercano y consejero político del fundador del movimiento, el mulá Omar, fallecido en 2013.

Todos los miembros de este gobierno son talibanes que, con muy pocas excepciones, pertenecen a la etnia pastún, mayoritaria en Afganistán.

Varios de los nuevos ministros, algunos de los cuales ya eran muy influyentes durante el régimen talibán anterior, figuran en las listas de sanciones de las Naciones Unidas.

En las últimas semanas, China ha criticado enérgicamente la retirada precipitada de las tropas estadounidenses de Afganistán y el consiguiente caos.

China, que comparte 76 km de frontera a gran altura con el Afganistán y es una de las pocas naciones que mantiene abierta su embajada en Kabul a pesar de las incertidumbres en materia de seguridad, organizó por otra parte este miércoles una reunión con los vecinos de ese país.

El ministro chino de Relaciones Exteriores, Wang Yi, habló en videoconferencia sobre la situación regional con sus homólogos de Pakistán, Irán, Tayikistán, Uzbekistán y Turkmenistán, indicó el miércoles por la noche la diplomacia china.

«Debemos guiar y exhortar a los talibanes a unir a todos los grupos étnicos y facciones (y a) construir una estructura política amplia e inclusiva», dijo Wang Yi, según su ministerio.

Por otra parte, China se comprometió a brindar «de manera urgente» a Afganistán ayuda humanitaria por unos 30 millones de dólares, entre ella tres millones de dosis de vacunas contra COVID-19.

Pekín sigue desconfiando de la actitud de los talibanes respecto a los militantes separatistas islámicos uigures presentes en Afganistán y que tratan de infiltrarse en la región china fronteriza de Xinjiang, escenario de numerosos atentados en el pasado, y espera que Afganistán «luche con firmeza contra todas las fuerzas terroristas», insistió el miércoles Wang Wenbin sin más precisiones.

China podría ser una valiosa fuente de apoyo económico para el nuevo Afganistán liderado por los talibanes, pero las inversiones chinas sólo llegarán si se restablece la seguridad, señalan los expertos.

Talibanes anuncian al nuevo gobierno de Afganistán