México Evalúa denuncia que el presupuesto federal “tiene miras electorales”

0
168
presupuesto

Dentro de los subsidios, las pensiones de adultos mayores representan el 68 por ciento del incremento, mientras que se detectó una reducción de cuatro por ciento en el Insabi y el IMSS-Bienestar

Un informe de la organización México Evalúa denunció este miércoles que el presupuesto que presentó el gobierno mexicano para 2023 “tiene miras electorales” rumbo a la campaña y elección presidencial de 2024, al contemplar un aumento anual de 15 por ciento en subsidios.

El presupuesto del gobierno, que debe estar aprobado para el 15 de noviembre, contempla 951 mil millones de pesos en subsidios, señaló el estudio “Diez riesgos y desventuras del Paquete Económico 2023”.

Dentro de los subsidios, las pensiones de adultos mayores representan el 68 por ciento del incremento, con lo que llegarán a 335 mil millones de pesos, lo que implica un aumento anual de 34 y 35 por ciento del gasto total en transferencias.

Además, México Evalúa detectó que la proporción de recursos sin clasificación geográfica o localizados en Ciudad de México será del 87 por ciento, el mayor porcentaje de la década.

“Este vacío de información facilita el uso discrecional y electoral de los recursos”, comentó Mariana Campos, coordinadora del programa de Gasto Público de México Evalúa, al presentar el estudio.

El gobierno de Andrés Manuel López Obrador plantea un aumento del gasto neto total a 8.3 billones de pesos, un alza de 11.6 por ciento frente al de 2022, cuando el gasto fue de 7.4 billones de pesos.

Mientras los gastos en programas sociales suben, la organización detectó una reducción de cuatro por ciento en el Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi) y el IMSS-Bienestar, del Instituto Mexicano del Seguro Social, encargados de atender a la población sin seguro social.

Además, se propone liquidar la reserva del Fondo de Salud para el Bienestar, que cubre enfermedades de alto costo, como cáncer o VIH, según el documento.

El estudio reconoció un incremento de 21.7 por ciento en inversión pública hasta los 1.1 billones de pesos, el monto más alto de la década; sin embargo, el 55 por ciento del aumento se concentra solo en cuatro estados: Chiapas, Quintana Roo, Tabasco y Yucatán, donde se construye el Tren Maya.

«La discriminación inversa no existe», asegura Arturo Zaldívar