fbpx
abril 18, 2024

En México, a la vida humana se le ha puesto precio: Diócesis de Querétaro

El vocero de la Diócesis de Querétaro, Martín Lara Becerril, afirmó que los hechos ocurridos en Taxco, Guerrero, reflejan una sociedad que ha llegado al límite de la inseguridad y la impotencia

Indudablemente que hay una oportunidad de aclarar, desde el punto de vista legal, el tema de los linchamientos, refirió el vocero de la Diócesis de Querétaro, Martín Lara Becerril; esto, al dar su opinión respecto al caso de Camila, la menor de ocho años que fue secuestrada y asesinada en Taxco, Guerrero.

Ya que la muerte de la menor derivó en el linchamiento a los posibles responsables por parte de vecinos, luego de que estos tuvieran conocimiento de grabaciones de cámaras de seguridade; Lara Becerril subrayó que “una sociedad actúa así cuando no hay justicia posible ni pronta”.

“La sociedad actúa de esa manera cuando se ven solos, cuando se ven completamente indefensos. Entonces la sociedad es la que agarra la fuerza y la que hace la justicia. Quizá no sea el mejor camino, pero es cuando la sociedad ha llegado al límite de la inseguridad, cuando ha llegado al límite de su impotencia”, apuntó.

Refirió que el Estado tiene la tarea y la misión de garantizar a los ciudadanos la paz y una vida pacífica y segura. Dijo que, en este caso y en otros, se espera que las autoridades tengan la valentía de esclarecer los hechos.

«Tampoco evidentemente que justificamos ni queremos que haya linchamientos en la sociedad. Creo que en la sociedad tiene que haber una educación muy grande para la paz de modo preventivo. Va un llamado al Estado para que tenga una mayor vigilancia y la justicia en estos dos momentos: una justicia preventiva y una justicia, valga la redundancia, una justicia justa”, afirmó.

Lamentó el deceso de la menor y envió sus condolencias a sus familiares. Ya que presuntamente los responsables -vecinos de la familia de la menor- la habían secuestrado para pedir recompensa; el vocero de la Diócesis de Querétaro aseveró que, en México, a la vida humana se le ha puesto un precio. Añadió que en el país existe un grito “unánime “ de justicia.

“Y el rescate que se le pedía a 250 mil pesos, una vida no vale 250 mil pesos. Una vida tiene un valor totalmente invaluable. Y el corazón malo, perverso de los secuestradores, de los que los atacan, no solamente en el caso de Camila, sino de todos aquellos que secuestran a inocentes, realmente se hace por dinero, es mucha la maldad”, manifestó.

Antes de tomar justicia por su propia mano, llamó a la sociedad a continuar denunciando. Recalcó que la denuncia todavía es un “arma fuerte y contundente.”

Reportan saldo blanco en primera semana vacacional

NOTICIAS RELACIONADAS

MÁS NOTICIAS

Más leído