Crisis que rodean a la humanidad son parteaguas para convertirse: obispo

0
97
La Cuaresma y la Pascua de este año pueden ser un parteaguas para acrecentar la conversión de todas las personas, dijo el obispo de la Diócesis de Querétaro, Fidencio López Plaza
La Cuaresma y la Pascua de este año pueden ser un parteaguas para acrecentar la conversión de todas las personas, dijo el obispo de la Diócesis de Querétaro, Fidencio López Plaza

La Cuaresma y la Pascua de este año pueden ser un parteaguas para acrecentar la conversión de todas las personas, dijo el obispo de la Diócesis de Querétaro, Fidencio López Plaza

Ante las crisis sanitaria, social y económica que rodean a la humanidad, la Cuaresma y la Pascua de este año pueden ser un parteaguas para acrecentar no solo la conversión personal o pastoral, sino también la sinodal; es decir, la conversión de todas las personas, dijo el obispo de la Diócesis de Querétaro, Fidencio López Plaza.

Durante la homilía de la ceremonia eucarística de este miércoles de Ceniza, que se llevó a cabo en la Catedral de la capital queretana, el prelado explicó que la crisis sanitaria se vive por la propagación del virus SARS-CoV-2; los problemas económicos, a consecuencia de esta último; en tanto, la crisis social deriva del conflicto armado entre Rusia y Ucrania, el cual, afirmó, pone en riesgo a la humanidad.

“La guerra ha asomado la cabeza en Ucrania, ha salido de nuestras familias y pone en riesgo a la humanidad. (…) Cuando hablamos de conversión sinodal, estamos hablando de todos los que viven en tu casa, estamos hablando de la conversión de toda la familia, de toda la calle, de toda la colonia, de toda la parroquia, de todo nuestro país, ese es el sueño de Dios, que todos seamos capaces de sentarnos, ver si estamos caminando hacia el destino que ha previsto para nosotros y hacer las correcciones que cada quien tenga que hacer”, puntualizó.

Fidencio López agregó que la conversión personal se tiene que manifestar en obras que promuevan la liberación de la hipocresía, lo que, dijo, no es una acción fácil, pero sí es urgente, ya que “un ciego no puede guiar a otro ciego”.

Abundó en que la conversión pastoral, que implica a todos, ayudará a las personas a entender que el todo es superior a la parte y a salir del cómodo y falso criterio “del siempre se ha hecho así, por qué tengo que cambiar”. Asimismo, expuso, la conversión sinodal permitirá a la población asumirse como hermanos, a comprenderse como iglesia y promoverá que la gente camine junta y en la misma dirección.

Con inicio de Cuaresma, marisquerías prevén incremento en ventas de hasta 50%