fbpx

¿De dónde vienes y hacia dónde vas?

Soy de la idea de que de vez en cuando deberíamos vernos al espejo y, con toda honestidad, hacernos la pregunta: ¿de dónde vengo y hacia dónde voy? La idea es explorar de qué manera hemos cambiado con el paso del tiempo, pues seguramente en algunas cosas somos mejores que antes y en otras tenemos todavía alguna lección por aprender. Lo importante es identificar en cuáles hemos avanzado y en cuáles otras seguimos trastabillando.

Suponiendo que en lo fundamental sigas siendo la misma persona de siempre, de cualquier manera te resultará útil monitorear en qué has cambiado, ya sea para bien o para mal. Para empezar, podrías, por ejemplo, preguntarte qué ha cambiado en ti desde la pandemia del Covid-19, prueba por la que todos pasamos y que empieza a parecer un recuerdo lejano a pesar de ser tan reciente.

He aquí algunas de las preguntas que podrías hacerte al respecto: ¿de qué manera sobrellevé el periodo de confinamiento?, ¿qué me resultó más difícil y qué no me costó tanto trabajo?, ¿de qué me permitió darme cuenta la pandemia sobre mí?, ¿en qué ámbitos considero que mejoré como persona a pesar de lo difícil de la experiencia?, ¿cuáles son las cicatrices físicas, psicológicas o materiales que no acaban de cerrar en mí?

Desde el ángulo que se le vea, resulta una práctica saludable revisitar periódicamente nuestra propia persona, pues somos una obra de arte en proceso permanente de reconstrucción. Las siguientes preguntas te ayudarán a verte como eres y como quisieras ser.

PREGUNTAS SOBRE MIS INTERESES PERSONALES. Estas interrogantes te remitirán a aspectos específicos de tu persona, que te ayudarán a encontrar ciertos patrones que te caracterizan: ¿qué me haría feliz en este momento?, ¿cuál fue un momento agradable de mi niñez?, ¿qué persona me ha servido de inspiración en la vida?, ¿cuál es una de las mayores pérdidas que he experimentado?, ¿cuál es una de las cosas que más me apasiona?, ¿cuál es uno de mis grandes miedos?, ¿descuido lo mío por complacer a otros?, ¿hay algo de lo que me arrepienta, ya sea porque lo hice o porque dejé de hacerlo?, ¿qué hábito debo dejar atrás y cuál debo incorporar en mí para seguir avanzando?, ¿de qué estaría dispuesto o dispuesta a perdonarme?, ¿qué impera más en mí: el bienestar o el estrés?, si pudiera representar con un color este momento de mi vida, ¿qué color sería y por qué?

PREGUNTAS QUE ME DEFINEN COMO PERSONA. Te llevarán a identificar en qué te distingues de otros a nivel más profundo. ¿Cuál es una de mis grandes fortalezas y una de mis grandes debilidades?, ¿me quedo en la rutina o busco experiencias nuevas?, ¿cuál es uno de los logros personales de los que siento más orgullo?, ¿cuál ha sido uno de mis mayores retos?, ¿soy fiel a mis valores y creencias o dejo que las circunstancias marquen el rumbo?, ¿cuál es uno de mis grandes propósitos?, ¿cuáles son mis metas a largo plazo?, ¿qué es para mí el éxito?, ¿qué tan fácil me resulta depositar la confianza en mí y en otros?

PREGUNTAS CLAVE SOBRE LA PERSONA QUE SOY. Tomando como referencia tus respuestas a las preguntas anteriores, las siguientes te permitirán establecer con más precisión de dónde vienes y hacia dónde vas: ¿hay algo en mí que esperaría cambiar, pero que tal vez nunca cambie?, ¿qué tendría que suceder en mi vida para que la considerara completa?, ¿cuál es el sueño que me impulsa?, ¿cuál me gustaría que se dijera que fue una de mis grandes contribuciones cuando yo ya no esté?

Los ingredientes de la empatía sanadora (parte 3 y última)

NOTICIAS RELACIONADAS

MÁS NOTICIAS

Más leído