fbpx

Venezuela prohíbe uso de su espacio aéreo a Argentina

El Gobierno de Venezuela advirtió que ningún avión o aeronave que proceda o se dirija hacia Argentina podrá sobrevolar a través del espacio aéreo venezolano

La Asamblea Nacional de Venezuela respaldó el veto del espacio aéreo nacional a Argentina anunciado por el presidente Nicolás Maduro, ante los daños causados por la incautación de un avión de la estatal Conviasa, retenido en Buenos Aires desde junio de 2022 y enviado a Estados Unidos en febrero pasado.

«Todo el respaldo de nuestra Asamblea Nacional (…) a nuestro Gobierno, al presidente y a esta decisión. Venezuela es un país que se respeta, (…) no se deja someter por ninguna potencia extranjera y menos por un país que apenas tiene meses gobernado por un presidente, por un Gobierno fascista y neonazi», dijo el primer vicepresidente de la Asamblea Nacional, Pedro Infante.

El Gobierno de Venezuela aseguró que «ninguna aeronave que provenga o se dirija a Argentina podrá sobrevolar» el territorio venezolano, hasta que la aerolínea estatal «sea debidamente compensada por los daños causados, después de las acciones ilegales realizadas, solo con el fin de complacer a sus tutores del norte».

Infante acusó a los gobiernos de Argentina y de Estados Unidos de haber «robado» el avión, que tenía un valor -indicó- superior a los 80 millones de dólares y que había sido adquirido por el régimen chavista para el transporte de alimentos, medicinas, vacunas y repuestos para la industria petrolera y la infraestructura de servicios públicos.

Conflicto diplomático

«Son unos ladrones (…) el Gobierno fascista, neonazi, de Argentina y el Gobierno de los Estados Unidos», dijo el diputado, quien denunció que el avión fue «picado» (inutilizado), lo que calificó como «una muestra de crueldad, de fascismo».

Buenos Aires informó del inicio de «acciones diplomáticas contra el Gobierno de Venezuela, encabezado por el dictador (el presidente Nicolás) Maduro» por esta medida, entre las que baraja la posibilidad de una denuncia ante la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI).

El 12 de febrero pasado, el Boeing 747-300M Dreamliner de carga, que fue propiedad de la empresa iraní Mahan Air y actualmente pertenecía a Conviasa -empresas sancionadas por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos-, partió rumbo al país norteamericano, en respuesta a una petición de decomiso.

Dos semanas después de la salida del avión de Argentina, el 29 de febrero, el presidente de Venezuela denunció a la Unión Americana por el «acto vil, criminal, indignante» de «descuartizar» la aeronave en Miami.

Primer ministro de Haití renunciará tras formación de consejo de transición

NOTICIAS RELACIONADAS

MÁS NOTICIAS

Más leído