fbpx
julio 22, 2024

Japón, Reino Unido e Italia desarrollarán avión caza furtivo

En medio de las tensiones con Corea del Norte, el Gobierno de Japón colaborará -por primera vez- en el desarrollo internacional de un avión caza furtivo de última generación que estará listo en 2035

Japón anunció hoy un proyecto conjunto con el Reino Unido e Italia para desarrollar un caza furtivo de nueva generación, un avión que se prevé que esté operativo para 2035 y que supone la primera colaboración de este tipo entre Tokio y otros países.

Los tres países se basan en sus “duraderas relaciones de Defensa” para poner en marcha esta iniciativa con la que aspiran a “acelerar sus capacidades militares avanzadas y sus ventajas tecnológicas”, según señalaron sus Gobiernos en un comunicado conjunto publicado este viernes.

El proyecto, Global Combat Air Programme (GCAP, o Programa Global de Combate Aéreo), espera contribuir “al mantenimiento de un orden internacional basado en las reglas” en un momento en que “estos principios están contestados, y en el que aumentan las amenazas y las agresiones”.

Tokio, Londres y Roma aspiran a que el proyecto reporte “beneficios económicos e industriales”, genere empleos en los tres países y “atraiga inversiones en investigación y desarrollo” en los campos de diseño digital y procesos de manufactura avanzados, según destacaron en la nota.

El programa de colaboración ha sido diseñado teniendo también en cuenta a otros aliados de los tres países, y en particular a los Estados Unidos, a la OTAN y a “otros socios en el Indopacífico y globales”.

Japón, el Reino Unido e Italia “tienen la ambición de que estos aviones sean la pieza central de un sistema de combate aéreo que funcionará a través de múltiples dominios”, destacaron.

Se trata del primer proyecto de este tipo emprendido por Japón con aliados que no sean Estados Unidos, un país que emitió este jueves otro comunicado conjunto apoyando el proyecto y señalando la voluntad de Tokio y Washington de desarrollar “sistemas autónomos de defensa” como complemento a los futuros cazas, sin dar más detalles.

Los tres países participantes en el proyecto esperan tener operativos los nuevos cazas furtivos para 2035, y las principales empresas implicadas en el proyecto son Mitsubishi Heavy del lado nipón y BAE Systems del británico, según señaló el Ejecutivo japonés.

Tokio planea hacerse con un centenar de los nuevos modelos para reemplazar a los cazas F-2 que emplean sus Fuerzas de Autodefensa (Ejército), mientras que Londres y París contarían con unos 240 de los aviones conjuntamente como sucesores de sus Eurofighter, según fuentes del Ministerio nipón de Defensa.

Japón, no obstante, se verá obligado a revisar sus estrictas limitaciones a la exportación de equipamiento defensivo para participar en el proyecto conjunto, algo que se espera sea incluido en la próxima actualización de su Estrategia Nacional de Defensa.

Corea del Norte dispara misil intercontinental que cae frente a costas de Japón

NOTICIAS RELACIONADAS

MÁS NOTICIAS

Más leído