Empresarios queretanos acusan de robo a gobernador de Durango; Indep, su cómplice

De acuerdo con los empresarios, el gobernador duranguense, así como el Instituto para Devolver al Pueblo lo Robado truncaron su propósito de adquirir una aeronave por medio de las subastas que lleva a cabo el organismo federal

Para una familia de empresarios queretanos, el gobernador del estado de Durango, José Rosas Aispuro Torres, así como el Instituto para Devolver al Pueblo lo Robado (Indep), truncaron su propósito de adquirir una aeronave por medio de las subastas que lleva a cabo el organismo federal, creado en el presente sexenio. El primero, aseguraron, les robó el aeroplano; el segundo, subrayaron, quiere cancelar la puja en la que lo compraron y ser cómplice del mandatario duranguense.

De acuerdo con los empresarios, quienes solicitaron reservar su identidad, todo comenzó el 14 de noviembre de 2021, cuando al enterarse de la Subasta Electrónica de Bienes Muebles (SEM22/21) -cuyo proceso inició el 11 de ese mismo mes y año-, decidieron participar, pues en esta se ofreció el lote 2312, correspondiente a una aeronave marca Gulfstream, modelo 1000. Para ser parte de la puja, pagaron un depósito de garantía de 100 mil pesos.

Tras la subasta, el fallo se dio el 24 de noviembre con un resultado favorable para los queretanos, quienes se alzaron como ganadores luego de ofrecer 6 millones 412 mil 962 pesos, monto superior a los 6 millones 385 mil 962 pesos, que se fijó como precio de salida del mencionado lote. Agregaron que se les dio un plazo de 24 horas para pagar el 50 por ciento del precio de venta, lo cual, aseguraron, se realizó. Para liquidar el resto de la operación se les dio un lapso de cinco días hábiles, acción que, afirmaron, también llevaron a cabo.

El primero de diciembre, relataron, se les entregó una factura “con CFDI incancelable” y, en cuanto esto ocurrió, solicitaron la visita ocular del bien, así como la información documental de la aeronave para actualizarla y ponerla en condiciones de vuelo; sin embargo, indicaron, “se nos negó por falta de comunicación con el estado de Durango”, entidad donde se encuentra bajo resguardo el aeroplano.

Una desafortunada visita

La cita para la entrega de la aeronave se concretó el 16 de diciembre a las 10 de la mañana. Ese día, los empresarios queretanos llegaron a lugar acordado una hora antes.

“Llegamos al aeropuerto a las nueve de la mañana. Buscamos el hangar del gobierno del estado, donde estaba la aeronave; vemos la aeronave, la aeronave estaba conectada a una planta, que normalmente así se hace para poder volar, nos encontramos al piloto de la aeronave (capitán Samuel Barcaza), que es el piloto del gobernador (de Durango) y su copiloto ahí, nos explica todo el tema de cómo estaba la aeronave, en qué condiciones estaba, nos argumenta que se vendió, que ellos sabían que se había vendido, que el gobernador estaba muy molesto porque se había vendido la aeronave”, narraron.

Abundaron en que el piloto les informó que la aeronave se utiliza de manera recurrente y que, tanto él, como su copiloto, son quienes lo vuelan. Posteriormente, dijeron, se les informó que debían acudir a la ciudad de Aguascalientes por un compromiso que tenía José Rosas Aispuro, pero que en máximo una hora y media estarían de regreso; por lo que les pidieron pasar al hangar a revisar la documentación.

“A las 10 de la mañana llegan las personas del Indep, no ven el avión, no estaban enterados de muchas cosas. Cinco horas después nos comentan que el avión no va a ser regresado porque el gobernador dijo que no lo quería regresar. (…) Nos dejaron ahí a la buena fe de Dios, sin información, sin documentación, sin nada. Nosotros recurrimos a unas instancias federales a meter la denuncia, para proteger los intereses de la empresa. (…) El Indep siempre estuvo apoyándonos en estos primeros tres días y, posteriormente, el Indep ha mandado únicamente correos de diferentes instancias, desde administradores, posventa, servicio al cliente, diciendo que se va a cancelar, que quieren cancelar la operación o el procedimiento de todo esto que sucedió, no dándonos mayor explicación más que el área regional no ha podido hacer la entrega”, aseveraron.

Gobernador de Durango nos robó

En la constancia de entrega de bien, emitido a favor de los empresarios de Querétaro, se pone de manifiesto que son los únicos responsables del uso y destino que se le dé al bien: “Aeronave marca Gulfstream, modelo 1000, color blanco con franjas verdes, serie 96056, matrícula actual XC-AA19, matrícula anterior XB-RAL”.

Continúa el documento: “Asimismo declaro que soy el único responsable del uso y cuidado del CFDI INGRB38856 de fecha 01 de Diciembre de 2021, que me fue expedido por el SAE derivado de la subasta electrónica SEM22/21G Y con el cual acredito que soy el único y legal propietario del bien”.

Debido a que el procedimiento de subasta fue lícito, indicaron los queretanos con base en lo que les ha mencionado su abogado, la cancelación de este no es procedente; por lo que el vendedor está obligado a entregar el bien, además de que el Indep no ha justificado por qué no puede entregar la aeronave.

“Vamos a presentar denuncias porque es un robo de uso. El gobernador se está robando el avión al no ser dueño de él; debe de ser a través de una denuncia (…) en contra del gobernador. (…) El gobernador está usando una cosa robada, o sea, algo que no le pertenece; al usar algo que no le pertenece y que no tiene autorización del dueño es un robo…

“Sí es responsabilidad del Indep entregar el bien y se lo debe de reclamar al gobernador, pero el gobernador no sé de qué favor político se ha de estar colgando que quiere disponer de ese avión y lo está usando sin autorización de los dueños, que somos nosotros. (…) Aquí estamos en el plano de la legalidad y si está subastando un bien nos lo tiene que entregar. (…) El Indep se volvió cómplice del gobernador, de sus fechorías”, sostuvieron.

Afirmaron que, ante tal situación, interpusieron un amparo, lo que impide que el avión pueda volar en este momento.

PGR transfirió la aeronave al Indep

Según información del Indep, la entonces Procuraduría General de la República (PGR) fungió como entidad transferente del aeroplano subastado en el lote 2312 en la puja SEM22/21. Este, descrito en la constancia de entrega de bien como una aeronave de la marca Gulfstream, modelo 1000, color blanco con franjas verdes, serie 96056, matrícula actual XC-AA19, matrícula anterior XB-RAL, es la misma que apareció en un edicto publicado en el Diario Oficial de la Federación del 24 de junio de 2019.

A través de ese medio, se pidió a los propietarios de esta y otras aeronaves que, en un plazo de no más de 90 días naturales, posteriores a la publicación, comparecieran ante la PGR para hacer valer sus derechos de audiencia y manifestar lo que a su interés convenga respecto del aseguramiento de estas, además de exhibir identificación oficial y documentación que acredite la propiedad de las mismas.

“No omito señalar que en caso de hacer caso omiso a esta citación, los bienes de referencia serán declarados ABANDONADOS a favor del Gobierno Federal”, puntualiza el edicto, en el que se señala que la aeronave en cuestión tiene como antecedente la averiguación previa número 703/N/89.