Francia reduce a 7 días aislamiento de vacunados contra COVID-19

El Gobierno de Francia decidió reducir el aislamiento de las personas vacunadas contra COVID-19. Foto: Especial
El Gobierno de Francia decidió reducir el aislamiento de las personas vacunadas contra COVID-19. Foto: Especial

A partir de ahora, las personas vacunadas que se contagien de COVID-19 en Francia solamente deberán aislarse durante 7 días y ya no por 10 días

Las personas vacunadas que contraigan el coronavirus en Francia solo tendrán que aislarse durante siete días en lugar de 10, según anunció este domingo el ministro de Salud del país europeo, Olivier Véran, mientras que los contactos estrechos vacunados no tendrán que pasar cuarentena.

En una entrevista al semanario Journal du Dimanche, Véran confirmó que las condiciones de aislamiento serán reducidas a partir de este lunes: las personas con la pauta completa de vacunación tendrán que aislarse durante siete días o antes incluso si al quinto día un test de antígenos resulta negativo.

La cuarentena para quienes no estén vacunados será de 10 días, pero podrán salir de ella a los siete días si un nuevo diagnóstico da negativo.

Con el objetivo de frenar la avalancha de bajas laborales, la medida cambia sobre todo para los contactos estrechos de un positivo, que no tendrán que aislarse a la espera del test, sino que podrán hacer vida normal siempre que tengan la pauta completa de vacunación, usen mascarillas y mantengan las distancias.

Tras ser declarada contacto estrecho, la persona deberá someterse a una PCR o test de antígenos en farmacia donde le darán de forma gratuita dos autotests que deberá hacer en su domicilio dos y cuatro días después.

«Hay que evitar la desestabilización de la vida social y económica. Se entiende que si todo el mundo se aísla el país se para, lo que es una lástima, también para la salud de los franceses», dijo Véran en la entrevista.

La pauta completa en Francia se fija actualmente en las dos dosis iniciales, pero a partir del 15 de enero incluirá también la dosis de refuerzo.

Además, a partir del 15 de febrero la dosis de recordatorio se podrá hacer cuatro meses después de la segunda vacuna, y no entre cinco y siete meses después, como se había decidido a finales de noviembre.

Esto supone que para obtener el pasaporte de vacuna, que será obligatorio desde mediados de enero para acceder a museos, restaurantes, gimnasios, trenes y numerosos lugares públicos, será imprescindible recibir la tercera dosis antes del 15 de febrero.

«Es el objetivo más ambicioso de la historia de la vacuna en nuestro país: tenemos que llegar en cinco semanas a poner al menos 25 millones de inyecciones», añadió Véran.

Los contagios diarios han crecido exponencialmente en las últimas semanas. Este sábado, el país registró más de 219 mil casos tras alcanzar un récord de 232 mil días antes.

En 24 horas fallecieron 110 personas por COVID-19 mientras en hospitales había 18 mil 811 pacientes ingresados, 96 más que el día anterior.

La tasa de incidencia acumulada en siete días se encuentra en mil 332 positivos por cada 100 mil habitantes, que llega hasta los 2 mil 563 en París, y la tasa de ocupación en hospitales es de 70.4 por ciento.

Francia reporta más de 200 mil contagios de COVID-19 en un solo día