Yuri no mira hacia atrás y visualiza su camino para convertirse en leyenda

Yuri recoge los frutos del cariño que sembró en su público y colegas con un homenaje en vida muy atípico en el disco
Yuri recoge los frutos del cariño que sembró en su público y colegas con un homenaje en vida muy atípico en el disco "Celebrando una leyenda"

Yuri no se considera una «leyenda» como lo anuncia su nuevo material discográfico estrenado este viernes, aunque se cuestiona si acaso podría ser una leyenda viviente

Yuri recoge los frutos del cariño que sembró en su público y colegas con un homenaje en vida muy atípico en el disco «Celebrando una leyenda», en el que personalidades como Carlos Rivera y Marco Antonio Solís cantan junto a ella.

«Me di cuenta de las cosas que he sembrado en muchos de mis compañeros y el mundo artístico, la gente me quiere y me respeta (…) Lo que siembras lo cosechas y podrás ser una gran estrella, pero si tú no dejas cosas bonitas y eres arrogante, nadie te va a querer festejar», asegura la cantante.

Yuri (Veracruz, 1964) tiene muy clavado el recuerdo de su madre enseñándole el valor de la humildad desde que comenzó su carrera con tan solo 12 años de edad.

«Me decía: nunca pierdas la humildad, eso hará que la gente te ame y te va a convertir en un ídolo, una artista», recuerda la intérprete de «Maldita primavera».

Yuri no se considera una "leyenda" como lo anuncia su nuevo material discográfico
Yuri no se considera una «leyenda» como lo anuncia su nuevo material discográfico

No obstante, Yuri no se considera una «leyenda» como lo anuncia su nuevo material discográfico estrenado este viernes, aunque se cuestiona si acaso podría ser una leyenda viviente.

«Creo que el título de leyenda se les da a las personas que ya no están. Yo agradezco a la compañía disquera que me den ese título, sé que mi carrera es muy larga y que ha sido de mucho sacrificio y éxitos, y que a pesar del tiempo sigo vigente», reflexiona.

De lo que sí está convencida es que un homenaje en vida en una época todavía tan llena de logros como la que considera está viviendo ahora, es una dicha que muchos artistas no alcanzaron a tener.

«Desgraciadamente, celebramos a las leyendas cuando están muy viejitos y ni disfrutan, o cuando ya no están. (…) Cuando me dicen que me van a homenajear me siento agradecidísima porque puedo caminar, cantar y hacer estas canciones con estos artistas», explica.

UN TRIBUTO ATÍPICO

Después de mucho tiempo sin hacer conciertos, Yuri compartió escenario con trece artistas para cantar las canciones más emblemáticas de sus colegas, siendo un tributo a su carrera muy diferente a lo que ella misma se esperaba, pero muy reconfortante a la vez.

«Me dio la posibilidad de cantar en todos los estilos de música, bolero, pop, mariachi, regional mexicano, salsa, cumbia, creo que es uno de los discos más importantes de mi carrera», asegura.

El concierto fue grabado en vivo desde el Teatro Juárez de la ciudad de Guanajuato, y este viernes reveló todas las canciones del disco tras únicamente haber presentado un pequeño adelanto del material.

La balada «Primero Dios», junto a Marco Antonio Solís, y la salsa «Conteo regresivo» de Gilberto Santa Rosa, en la que la veracruzana y el cantante puertorriqueño estuvieron acompañados por La Sonora Santanera, fueron los únicos dos temas que Yuri compartió al público antes del estreno total.

No obstante la lista de colaboraciones continúa con artistas consagrados como Cristian Castro, Chucho Navarro Jr., Emmanuel y Mijares, Pandora, María José, Camila, el regional mexicano de Grupo Firme y la cumbia de Cañaveral.

Pero otros de los artistas involucrados en el disco con un futuro prometedor son Carín León y su querido amigo y compañero Carlos Rivera.

«Fue un poco difícil (la elección de artistas), hubo quienes no quisieron venir por la pandemia, pero el público y todos los presentes se hicieron prueba covid. Hay que acostumbrarse a lo que hay y a las cosas que están pasando en el mundo», apunta.

SECUELAS DEL VIRUS Y EL REGRESO

El regreso a los escenarios para Yuri no fue placentero ni sencillo, la cantante de 57 años de edad había hablado del trastorno de disautonomía que le había dejado el coronavirus como secuela tras su contagio en 2020, situación que le ha generado ciertos malestares a la hora de ejercer su amada profesión.

«Es difícil ser artista. He podido llevar mis compromisos poco a poco y echándole mucho coco porque cuando tienes ansiedades no puedes controlarlo, si te medicas no te puedes subir al escenario», explica.

Aunque asegura que cada vez se siente mejor y con menos ataques de ansiedad, agradece el no haber tenido que exponerse a tantos conciertos para no forzar su cuerpo.

Finalmente, Yuri confiesa que nunca mira para atrás: «Me gusta innovar, no me conformo con mi pasado ni con mis canciones y me enorgullece poder decir, ya canté un reguetón, una salsa, etc. Habla bien de uno, es de alguien que no le tiene miedo al futuro», finaliza.

Murió Carmen Salinas, se apaga una estrella