Guarderías para adultos mayores, nuevo paso hacia el Sistema Nacional de Cuidados

adultos

La iniciativa de la panista María de los Ángeles Ayala informa que en México hay 1,701 centros de atención para adultos mayores de 60 años, según la CNDH. Sin embargo, de acuerdo con el Inegi, hay más de 22 millones de personas que rebasan esa edad

El pleno de la Cámara de Diputados aprobó hace unos días reformar la Ley de los Derechos de las Personas Adultas Mayores (LDPAM) para impulsar la creación de albergues y estancias de día para dicho sector. Entre los servicios que brindan los espacios, además de rehabilitación física y estimulación cognitiva, está la vinculación al empleo.

El Consejo Nacional de Población (Conapo) estima que para 2050, el 21% de las personas que habiten en el país tendrá más de 60 años. “Los cambios en los perfiles demográficos crean exigencias tangibles tanto para la familias como para los sistemas de salud”, señala la diputada María de los Ángeles Ayala Díaz en la iniciativa que propuso desde el 8 de julio de 2020 y que fue avalada el pasado jueves 2 de diciembre.

En México ya existen centros de atención integral para adultos mayores. La propuesta de la legisladora fue incluir la definición de albergues y de estancias de día en la ley. De esa manera, los tres niveles de gobierno estarán obligados a coordinarse para crear más y mejorarlos. Las instituciones deben brindar “protección, ayuda, orientación, atención, cuidado, empleo, ocupación, asistencia, solidaridad y respeto”, según las necesidades y condiciones de cada persona, apunta la diputada.

La minuta, que ya fue enviada al Senado, incorpora una fracción XIII al artículo 3 de la LDPAM, la cual dirá que los albergues son “espacios donde se brinda atención gerontológica integral a personas adultas mayores en la modalidad de estancia permanente las 24 horas del día y los 365 días del año”.

Y la nueva fracción XIV definirá a las residencias de día como “espacios donde se brinda atención gerontológica integral a personas adultas mayores en la modalidad de estancia temporal de lunes a viernes”.

Por último, reforma el artículo 14 de dicho marco legal para establecer que las autoridades federales, estatales y municipales “concurrirán para (…) promover la creación de albergues y residencias de día para personas adultas mayores”.

El cuidado de adultos mayores lo cargan las mujeres

La iniciativa de la panista María de los Ángeles Ayala informa que en México hay 1,701 centros de atención para personas de más de 60 años, según la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH). Pero de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), hay más de 22 millones de personas que rebasan esa edad.

De los 309 centros de pernocta, sólo 38 son públicos y 359 son privados. Hay además, 1,308 casas de día, de las cuales 742 son públicas. “A nivel nacional, es insuficiente el número de albergues y residencias de naturaleza pública”, agrega la legisladora.

Aunque el dictamen la Comisión de Atención a Grupos Vulnerables se refiere más al beneficio que tendrían quienes viven solas o en situación de calle, los centros que administra el Instituto Nacional de las Personas Adultas Mayores (Inapam) no están dirigidos únicamente a ese tipo de población. Por otro lado, ante la falta de una red de cuidados en la que participe el Estado y las empresas, las familias y, principalmente, las mujeres, asumen este trabajo de cuidados.

El viernes pasado, el Inegi publicó la Cuenta Satélite del Trabajo No Remunerado de los Hogares de México 2020. Los resultados indican que el valor económico de las labores domésticas y de cuidados creció de 5.5 billones de pesos en 2019 a 6.4 billones de pesos en 2020. Es decir, pasaron de representar del 23.5 al 27.6% del Producto Interno (PIB) en un año.

La actividad que más contribuyó a esa cifra fue la de cuidados y apoyo, con 28 por ciento. Esto engloba el cuidado general, ayuda escolar, traslados y acompañamiento. Y de manera general, si bien más hombres están asumiendo más la parte que les toca, la mayoría del trabajo la siguen haciendo las mujeres. En 2019 ellas aportaban casi el 75%, y los hombres, el 25. En 2020 ellas contribuyeron con 73.3%, mientras que los hombres lo hicieron con 26.7 por ciento. “Es decir, las mujeres aportaron 2.7 veces más valor económico que los hombres”.

Bajo esas condiciones no es de extrañar que “los hombres destinaron 5.8 horas semanales en la producción de bienes para autoconsumo, mientras que las mujeres destinaron 4.6 horas”.

En el tercer trimestre de 2021, más de 22.2 millones de personas no trabajaban y no podían buscar un empleo debido al trabajo del hogar y de cuidados que realizaban. De ellas, más de 20.6 millones son mujeres, según la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE)

Albergues y residencias de día del Inapam

En noviembre de 2020, también en San Lázaro, fueron aprobadas una serie de reformas constitucionales para crear un sistema nacional de cuidados, la iniciativa fue creada e impulsada por diputadas feministas de diferentes partidos políticos. La minuta sigue en el Senado sin haber sido discutida.

Uruguay es quizá el país de América Latina que ha avanzado más en el reconocimiento de los derechos a recibir cuidados y los derechos de las personas cuidadoras, ya sea que lo hagan de manera remunerada como las trabajadoras del hogar, o sin recibir un pago por ello, como es el caso de millones de mujeres. En 2015 su parlamento aprobó el sistema nacional de cuidados.

Derivado de esa reforma, se crearon Centros de Día, los cuales brindan cuidados integrales a mayores de 65 años “en situación de dependencia leve o moderada, es decir, que viven en sus hogares pero presentan ciertas dificultades para la realización de las actividades de la vida, tanto por limitaciones físicas como mentales”, según el Ministerio de Desarrollo Social de dicho país. Uno de sus objetivos es “brindan un apoyo a las familias cuidadoras”. El gobierno de ese país les otorga subsidios totales a todas esas personas, “es decir, la asistencia y participación serán sin costo”.

La reforma aprobada por la Cámara de Diputados indica, en el artículo segundo transitorio, que la obligación de las autoridades a crear estos centros estarán sujetas a la disponibilidad presupuestaria. Y la minuta para el sistema nacional de cuidados que está en el Senado establece que no se destinará un parte del presupuesto específicamente para su creación, pues se deberá aprovechar la infraestructura que ya existe.

El Inapam cuenta con cuatro albergues en la Ciudad de México, uno en Guanajuato y otro más en Oaxaca. Los requisitos que necesita una persona adulta mayor para ingresar son:

  • Tener 60 años de edad o más
  • Expresar su deseo y voluntad de ingreso
  • Presentar una disminución en la capacidad funcional
  • No contar o contar con recursos económicos y redes de apoyo insuficientes
  • Preferentemente, contar con una persona responsable

El trámite para ingreso es gratuito, pero “el albergue solicitará una cuota de recuperación mensual, determinada mediante estudio socioeconómico”, de acuerdo con el Inapam.

Para ingresar a una residencia de día los requisitos son los mismos. También deberán aportar una cuota de recuperación mensual. El servicio incluye “dos alimentos, seguimiento médico de primer nivel, rehabilitación física y estimulación cognitiva”. La atención es de lunes a viernes de 8:00 a 15:00 horas. Hay cinco centros de este tipo en la Ciudad de México y uno en el estado de Zacatecas.

En la página del Inapam se indica que para mayor información sobre cualquier albergue o estancia de día, la gente se puede comunicar a la Subdirección de Certificación y Supervisión de la Dirección de Atención Geriátrica en el teléfono (55) 5523-8680, de 9:00 a 14:00 horas y de 16:00 a 18:00 horas.

¿Tienes 60 años o más? Tramita tu credencial del INAPAM