Estados Unidos hará todo lo posible para evitar que China se anexione Taiwán

Estados Unidos advirtió que hará todo lo posible para evitar que China invada Taiwán. Foto: Especial
Estados Unidos advirtió que hará todo lo posible para evitar que China invada Taiwán. Foto: Especial

La Casa Blanca advirtió hoy que Estados Unidos empleará todas las acciones posibles, tanto disuasorias como diplomáticas, para impedir que China invada y se anexione la isla de Taiwán

El Gobierno de Estados Unidos advirtió este martes a China de que adoptará todas las acciones posibles, tanto disuasorias como diplomáticas, para garantizar que el Gigante Asiático no se anexiona Taiwán por la fuerza.

Así lo apuntó el asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Jake Sullivan, en respuesta a una pregunta sobre si la Unión Americana está preparada para lidiar con una situación en la que China emplee la fuerza para una unificación con Taiwán y Rusia invada Ucrania al mismo tiempo.

«Estados Unidos va a tomar todas las acciones posibles, tanto disuasorias como diplomáticas, para garantizar que el escenario de Taiwán que usted ha descrito no ocurre nunca, y para tratar de evitar y disuadir de la invasión de Ucrania», dijo Sullivan en conferencia de prensa.

En ese sentido, subrayó que «la suma total de los esfuerzos» que Washington ha emprendido en los últimos ocho meses en la región del Indopacífico están encaminados a evitar «cualquier situación» hacia la que China opte por dirigirse respecto a Taiwan.

El asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca pronunció estas palabras tras una cumbre virtual de casi dos horas entre el presidente de Estados Unidos, Joe Biden; y su homólogo de Rusia, Vladímir Putin; ante la escalada militar rusa en la frontera con Ucrania.

Taiwán se gobierna de manera autónoma desde 1949, cuando los comunistas derrotaron a los nacionalistas en la guerra civil y estos últimos se replegaron a la isla, continuando con un régimen dictatorial hasta la culminación de la transición a la democracia en los años 1990.

En todo este tiempo, la isla ha mantenido el nombre de República de China y la simbología bajo la que los nacionalistas chinos gobernaron también el territorio de la actual República Popular China antes de su derrota en la guerra civil, aunque con la democracia surgieron voces que apuestan por romper con ese pasado y declarar formalmente la independencia bajo el nombre de Taiwán.

En 1979, Washington rompió sus relaciones diplomáticas oficiales con Taipéi en favor de Pekín, aunque siguió manteniendo lazos con Taiwán a través de su embajada «de facto» en la isla, el llamado Instituto Estadounidense en Taiwán.

De hecho, ese mismo año la Unión Americana aprobó la denominada Acta de Relaciones con Taiwán, en el que se establece que Washington ayudará a Taipéi en materia de defensa.

A mediados de noviembre, Biden tuvo una reunión con el presidente de China, Xi Jinping, en la que reiteró el compromiso de Washington con la política de «una sola China», aunque precisó que también se guiará por la Ley de Relaciones con Taiwán.

Esta cuestión ha generado numerosas fricciones entre ambas potencias, a lo que hay que sumar las recientes maniobras militares chinas cerca de la isla o el respaldo de Washington a una participación «robusta» de Taiwán en organismos internacionales.

Tras reunión con Xi Jinping, Joe Biden afirma que no alienta independencia de Taiwán