UAQ analiza efectividad de su vacuna Quivax 17.4 contra variante Ómicron

La UAQ analiza eficacia de su vacuna contra COVID-19 ante la variante Ómicron. Foto: Archivo
La UAQ analiza eficacia de su vacuna contra COVID-19 ante la variante Ómicron. Foto: Archivo

La rectora de la UAQ, Teresa García Gasca, admitió que la vacuna contra COVID-19 Quivax 17.4 tardará en aplicarse a la población, ya que la institución no cuenta con presupuesto suficiente para financiar su desarrollo

Frente a la aparición de la variante Ómicron en el sur de África y su propagación en países de Europa, Asia y América; la rectora de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ), Teresa García Gasca, explicó que la institución está analizando la eficacia de su vacuna Quivax 17.4 contra COVID-19 ante la nueva variante del coronavirus SARS-CoV-2.

“Tenemos una muy buena candidata, es una vacuna distinta a las que actualmente se están administrando y que no son de origen proteínico. Además de que estamos haciendo análisis para la posibilidad de neutralizar a Ómicron, y es muy probable que lo logremos, ya que las variantes son muy parecidas entre sí y los cambios son muy sutiles”, puntualizó.

Asimismo, destacó que el biológico desarrollado por la institución contiene información para generar anticuerpos contra la cepa original y las cuatro variantes más relevantes: Alfa, Beta, Gamma y Delta. También han comenzado estudios bioinformáticos que incluyen la nueva variante Ómicron.

“Todavía no sabemos su alcance (de la variante Ómicron) en cuanto a la severidad de la enfermedad, pero sí en cuanto a su transmisión, es muy transmisible y nos debe poner alerta”, mencionó.

García Gasca admitió que la vacuna Quivax 17.4 tardará en aplicarse a toda la población, ya que la UAQ no cuenta con presupuesto suficiente.

“Pero nuestra vacuna debe continuar, ya que es una muy buena opción por los resultados que tenemos, necesitamos seguir adelante y entregar los resultados de manera que solicite Cofepris para continuar con la fase I y II en seres humanos”, agregó.

La rectora de la UAQ aseguró que dicho biológico podría formar parte de “las vacunas de segunda generación” durante el siguiente año. Además, precisó que el Gobierno de México ha destinado más de 2 mil millones de dólares en la compra de dosis, es decir, 14 veces el costo de la elaboración de una vacuna.

“Nuestro país no le ha apostado al desarrollo de una vacuna propia y hoy tenemos ese problema, un gasto importante en un tema de seguridad nacional, la salud, donde el monto es altísimo y se siguen comprando vacunas, cuando necesitamos nuevas con mayor capacidad protectora”, agregó.

UAQ emite pronunciamiento “Cero Tolerancia” contra acoso y hostigamiento