Los retos del desarrollo sostenible (parte 7)

Podemos entender por Desarrollo Sostenible (DO) “la visión compartida, holística y a largo plazo que los países han acordado como el mejor camino para mejorar la vida de las personas en todo el mundo”, de acuerdo con una definición de la Organización de las Naciones Unidas. El DO propone un cambio social que genere prosperidad económica y bienestar social para todos, así como la protección del medio ambiente del planeta. De esta manera, se podrán crear sociedades más justas y equitativas, capaces de prosperar en el presente sin comprometer sus recursos a futuro.

En 2015, la ONU estableció 17 objetivos para su cumplimiento, los cuales he venido abordando en este espacio. Entre ellos se encuentran los siguientes:

Adoptar medidas urgentes para combatir el cambio climático y sus efectos. Es un hecho innegable que la crisis climática continúa, de manera irremisible, su avance. Un dato contundente así lo demuestra: la temperatura media mundial aumentó 1.2 grados centígrados en 2020. Por otro lado, las emisiones de gases de efecto invernadero han registrado un ascenso sistemático en las últimas dos décadas. Si bien los 110 países participantes en la reciente conferencia en Glasgow sobre el cambio climático (más conocida como la COP26) acordaron aportar 20 mil millones de dólares para la reforestación mundial, los activistas ecológicos reaccionaron con escepticismo ante tal medida. Con su franqueza acostumbrada, Greta Thunberg describió a la referida cumbre como “la celebración del bla bla bla” y la consideró como un aparatoso “festival de lavado de imagen” de los gobiernos allí reunidos. Por si fuera poco, muchos países en desarrollo tuvieron que conformarse con participar solo por videoconferencia, por lo que ni siquiera tuvieron la oportunidad de sentarse a negociar con su contraparte de las naciones poderosas.

Proteger los bosques, luchar contra la desertificación, detener la degradación de las tierras, y la pérdida de biodiversidad. La biodiversidad de los ecosistemas se ve amenazada por la deforestación de los bosques, con el consiguiente avance de la desertificación. Los expertos calculan que un millón de especies de animales y plantas se encuentran ya en peligro de extinción. Solo por mencionar un dato preocupante, el 34 por ciento de las coníferas corre el riesgo de extinguirse. Por ello, la ONU ha declarado la siguiente década como la Década para la Restauración de los Ecosistemas (2021-2030).

Conservar y utilizar sosteniblemente los océanos, los mares y los recursos marinos. Como es bien sabido, los océanos cubren tres cuartas partes de la superficie del planeta. Sin embargo, su sostenibilidad se encuentra acechada debido a la contaminación de plásticos y otras irresponsables acciones de los seres humanos, situación que pone en riesgo a las 3 mil millones de personas que dependen de las áreas marinas. De hecho, más de la mitad de dichas áreas se encuentra desprotegida. Por ello, es nuestro deber moral cuidar y preservar tan vital recurso natural.

Fuente bibliográfica: “Informe de los objetivos de desarrollo sostenible” (2021). Nueva York: Organización de las Naciones Unidas.

Los retos del desarrollo sostenible (parte 6)