Vive su sueño en el Cirque Du Soleil

El artista del Cirque Du Soleil, Roberto Reyes, originario de Guadalajara, define su experiencia dentro de la compañía más grande de espectáculos como “el trabajo de sus sueños”

Ser parte del Cirque Du Soleil es haber logrado dedicarse al trabajo de sus sueños, pues desde muy joven, el artista mexicano Roberto Reyes supo que uno de sus grandes anhelos era estar en el escenario de esta enorme compañía que ofrece espectáculos llenos de magia.

El artista y deportista originario de Guadalajara que participa en el ‘show’ Mystére, que se presenta de viernes a martes en el Treasure Island, en Las Vegas, habló en exclusiva con “Códigoqro” sobre el reto que les ha dejado la pandemia y su experiencia al formar parte de la compañía. ¿Cómo ha sido el retorno a los escenarios tras la pandemia?

“Tuvimos ocho semanas para entrenar de nuevo, recalibrar todos los aparatos y para ver cómo estamos física y mentalmente; a pesar de que llevamos ya unos tres meses de vuelta, los ‘shows’ todavía sienten las consecuencias de la pandemia: en las renovaciones de contrato mucha gente está decidiendo no continuar, algunos por cuestiones económicas y otros por la implementación de políticas como los mandatos de vacunación, uso de cubrebocas y todos los protocolos de entrada”.

Como artistas, ¿cuál ha sido el principal reto?

“Dieciséis meses de inactividad. A nosotros nos dijeron la primera semana del 2020 que al día siguiente se iba a cerrar y ya no iba a haber ‘show’ y muchos pensamos que solo iba a ser un par de semanas, pero estuvimos 16 meses sin nada y fue un cambio radical de vida: muchos de los artistas volvieron con una panza enorme, a otros se les olvidaron sus trucos, fue muy complicado”.

¿Ha cambiado en algo la dinámica con el público ahora que todos deben usar cubrebocas?

“No, a pesar de la mascarilla hay contacto y se entabla una conexión con el público, sigues viendo en los ojos el asombro, la cara de angustia de ‘se va a caer’ cuando se hace un truco en las alturas”.

Platícame sobre ti: ¿cómo llegas al Cirque Du Soleil?

“Yo toda mi vida hice deporte: karate, beisbol, gimnasia artística, gimnasia de trampolín, disciplina en la que fui seleccionado nacional, estuve con la selección seis años y fue cuando entre a la universidad y tenía miras de ir a Juegos Olímpicos; no se dio y después de una competencia en Canadá tuve la oportunidad de hacer contacto con el Cirque Du Soleil y en 2008 me hablaron y me dijeron que fuera a Montreal, en donde empecé con mi formación de artistas que duró un año y de ahí me fui al ‘show’ Saltimbanco; después, pasé a la creación de un ‘show’ que se llama Viva Elvis y de ahí a Corteo; con este ‘show’ estuve en México, en Guadalajara, Ciudad de México, Mérida, y en cuanto cerré esa temporada me hablaron de Las Vegas para Mystére (…) yo soy de Guadalajara y estar en mi tierra con el ‘show’ fue una gran experiencia, porque empecé a hablar en español y conecté mucho con la gente (…) siempre fue uno de mis sueños estar en el Cirque Du Soleil; de hecho mucha gente me tachó de loco y debería agradecerles a esas personas que me dijeron que nunca lo iba a lograr, porque gracias a eso me aferré hasta conseguirlo”.

¿Cómo es la relación entre quienes conforman la compañía?

“Somos como una familia, tenemos muy buena relación con el director, la gerente; han hecho un buen trabajo para expandir la red y hacernos sentir que todos somos parte de algo grande, tenemos que cooperar todos al mismo tiempo para que el ‘show’ funcione, porque si no hay esa armonía, puede haber problemas porque tú como artista dependes de producción y debes confiar en ellos para hacer tu número; a pesar de que somos tan diversos, hay mucha buena vibra”.

¿Cuál es tu siguiente sueño?

“Meterme al ámbito administrativo, en la misma empresa o en otra. Ser director de la compañía, pero me falta mucho todavía por aprender”.

¿Cuál es tu mayor miedo?

“Confío mucho en mis compañeros y en mi propia habilidad, no me da miedo hacer lo que hago, yo voy y me divierto con mis amigos; ya pasé todas mis etapas competitivas, aquí si la riego, no pasa nada, llevo ya tantos ‘shows’ que ya confío plenamente en mi capacidad física, artística y en mi equipo, en su capacidad para cuidarme dentro del escenario; a lo mejor mi mayor miedo es ya no poder hacer lo que hago, pero yo creo que para cuando llegue ese momento, ya estaré listo para soltar las riendas del ‘show’.

Cancelaciones obligan al Cirque du Soleil a solicitar protección por bancarrota