¿Qué tipo de comprador eres?

comprador

Para lograr un cambio positivo y duradero en las finanzas, es necesario conocer y analizar la historia que tenemos con el dinero. Cada comprador tiene un perfil diferente de cómo usa sus recursos

Factores emocionales, familiares, experiencias individuales o incluso el estilo de vida influyen al momento de comprar, por lo que cada comprador tiene un perfil diferente de cómo usa sus recursos.

Sarah Newcomb, científica conductual y autora de Loaded: money, psychology, and how to get ahead without leaving your values behind, explica en su libro que existen diferentes personalidades de gasto, por lo que conocerlas y distinguirlas puede ayudarnos a cambiar los hábitos que mantenemos con el dinero.

A decir de la autora, para lograr este cambio positivo y duradero en las finanzas es necesario conocer y analizar la historia que tenemos con el dinero a lo largo de nuestra vida.

“Hay cosas relacionadas con el manejo del dinero que son parte de nuestra personalidad. Otras se heredan o se absorben de nuestro entorno conforme crecemos, y las mismas circunstancias pueden dar resultados muy diferentes, según cada persona”, detalla.

Del comprador impulsivo hasta el conservador

En su texto, Newcomb afirma que existen diferentes personalidades o perfiles de gasto y que se pueden dividir en seis grupos:

Desprendido

Una tendencia a gastar generosamente en los demás, restando recursos para sí mismo y para ahorrar.

Por estatus

Gastos impulsivos por un deseo de estar al día con las tendencias más recientes de moda y tecnología, dejando a un lado el ahorro y los objetivos a largo plazo.

Espontáneo

Compra artículos más pequeños por impulso, aunque en realidad no los necesite, acumulando un enorme faltante en las finanzas.

De espíritu libre

Un manejo de dinero sin ninguna organización, por lo que no sabe a ciencia cierta cuánto dinero gasta al mes.

Planificado

Este tipo de personalidades ahorra con regularidad, pero no se dan el tiempo de disfrutar los beneficios de sus esfuerzos.

Ahorrador a la segura

Es aquel que ahorra constantemente, pero se resiste a gastar algo de sus ahorros. Aunque se pudiera parecer un poco al gastador planificado, la diferencia es que el ahorrador tiene claras sus metas financieras y por ello prefiere destinar esos recursos a sus objetivos.

Una vez identificado a qué perfil pertenece el comprador, se pueden hacer cambios para modificar o mejorar los hábitos financieros; una opción es documentar y registrar cada gasto, hacer una lista de artículos y un presupuesto para no salirse de lo planificado y evitar compras innecesarias.

Con información de El Economista

Mexicanos ya planean sus compras de fin de año; viajes lo más buscado