Remates bancarios: una alternativa para adquirir casa con precios hasta 60% más bajos

remates

Los remates bancarios son inmuebles cuyo dueño fue demandado por una institución bancaria al no pagar la hipoteca, por lo que los bancos pueden reclamar por ley la garantía de la vivienda

Adquirir una casa implica tomar una decisión informada tanto del inmueble como de la forma de financiamiento por la que adquirirá su nuevo hogar, ya sea con un crédito bancario, con un financiamiento del Instituto del Fondo Nacional de Vivienda para los Trabajadores (Infonavit) o cualquier otro mecanismo en el mercado es una elección personal, pero existe otra alternativa por la cual puede hacerse de un patrimonio con precios hasta 60% más bajos, los remates bancarios.

Se trata de una modalidad que, de acuerdo con la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), son  inmuebles cuyo dueño fue demandado por una institución bancaria al no pagar la hipoteca, por lo que los bancos pueden reclamar por ley la garantía de la vivienda.

Ello trae como consecuencia que dichas viviendas tengan un precio menor a lo habitual, sin embargo hay que tener cuidado, ya que existen puntos a considerar si planea adquirir una vivienda bajo este esquema.

“El remate bancario funciona como un mecanismo legal para recuperar las propiedades que quedaron como garantía en caso de incumplimiento de pago. De esta forma los bancos recuperan parte de la inversión o del crédito que otorgó”, refirió el portal especializado TrueHome.

Si ha realizado búsqueda de casa en algunos portales de Internet o plataformas especializadas es posible que se haya encontrado algunos anuncios con la leyenda de “Remate bancario”, en estos casos el valor del inmueble es bajo comparado con el resto de las demás viviendas, de acuerdo con True Home, estos inmuebles tienen un precio que va desde 40% hasta 60% de descuento del precio total. 

“Esta es la principal ventaja de los remates bancarios por lo que en muchas ocasiones son adquiridos como inversión para remodelar y vender. Sin embargo, si no se presta atención a los detalles, se puede encontrar con más desventajas”, advirtió.

Cuidado con los riesgos

Aunque los remates bancarios son una oportunidad para comprar una casa barata es importante no dejar atrás cualquier detalle que involucre al inmueble.

“Lo primero que se debe tomar en cuenta es que no es posible visitar la propiedad ya que lo más probable es que se encuentre habitada todavía por los deudores. Esto quiere decir que no se sabe el estado en el que se va a encontrar una vez que se gane el juicio”, explicó el portal.

Añadió que entre los riesgos que se deben tomar en cuenta son los gastos extra que se generan derivado de la adquisición de la compra de la vivienda bajo un esquema de remate bancario.

TrueHome ejemplificó casos que van desde que la propiedad no esté al corriente en el pago de servicios como agua, luz y Predial, hasta los pagos correspondientes al avalúo, escrituración para el cambio de propietario y los gastos derivados en el pago de honorarios de notarios y abogados que se contraten para el juicio.

«Hay que considerar que no puedes pagar una propiedad en remate bancario a través de un crédito hipotecario; se debe contar con el monto total que se está solicitando en efectivo, además de los gastos extra mencionados”, añadió.

Además agregó que otro factor que debe considerarse es que muchas veces los ocupantes de la vivienda no se van, aún cuando ya adquirió el inmueble legalmente.

“En estos casos deberás contratar un abogado especializado en desalojos para que pueda ser ocupado. Hay que tomar en cuenta que este tipo de procesos puede durar meses o incluso años. En la mayoría de los casos, después de cubrir el costo del inmueble éste se entrega en un lapso de uno a dos años, aunque puede que sea menos tiempo, dependiendo de las circunstancias legales en las que se encuentre”, enfatizó el portal de TrueHome.

En 2 meses, 7 mil 500 queretanos realizaron su testamento: notarios