Los tres pilares del método y’u®

La neurología, la biomecánica y las emociones son los tres pilares con los que se ha curado a miles de personas

Por la Dra. Sofía Pérez Pavón Vela
Creadora del método y’u® y autora de KidPilates®

Cuando diseñé el método que hoy ha curado a miles de personas, lo hice sobre una base firme y sólida fundada en evidencia, que me llevó a entender que tenía que trabajar tomando en cuenta la integridad y totalidad del tema. Conocía muy bien el término “tensegridad”: la capacidad de llegar a un equilibrio entre las tensiones y compresiones.

Por eso tuve que formar pilares muy específicos que, aunque son muy complejos por su riqueza en elementos, requerían una concentración especial para lograr lo que hoy tenemos como pruebas contundentes, al ver radiografías, resonancias y mucha evidencia que comprueba que este trabajo nos da un resultado óptimo que además es muy satisfactorio para el usuario.

Nuestros tres pilares son la neurología, la biomecánica y las emociones:

La neurología: el estudio de toda la parte de nervios, tejido conectivo, Sistema Central Nervioso (SCN) y Sistema Periférico (SP). Pero nosotros nos focalizamos en cómo aprende el cerebro para generar diferentes patrones y reflejos, hacemos que el paciente se vea en “tensegridad” y se lo activamos a través de la fascia, que es una red de redes, como Google, que comunica a todo, y es 500 veces más veloz que el cerebro, por lo que es muy eficaz.

La biomecánica: es fundamental que todas las estructuras del cuerpo (huesos) sean nuestro sostén y puntos de equilibro con los billones de tejidos que se involucran; esto, hablando desde músculos, tendones, ligamentos, tejido conectivo (fascia), todo lo referente al sistema nervioso, todos los tubos (arterias, venas, capilares) que se encuentran en el sistema circulatorio, y que sea justo para que se integren y se organicen de tal manera que generen bienestar en todo momento.

Las emociones: todo lo que ha aprendido nuestro cuerpo nace de una emoción; cada gesto, movimiento, acción y reacción son colocadas por nuestro cerebro en un diferente nivel dependiendo el rango de importancia que tengan estas, por lo que en el método y’u® no solo las tomamos en cuenta, sino que le enseñamos al paciente a expresarse y gestualizar reconociéndolas.

Para poder ejecutar toda la complejidad de tomar en cuenta una biomecánica adecuada y balanceada, y que el cerebro la repita porque cree que es la mejor opción dentro de su experiencia, teníamos que hacérselo muy atractivo y funcional, tomando en cuenta los tres pilares con el juego, pues sin estos factores es muy poco probable que el paciente pueda hacer modificaciones para toda la vida.

Nuestros personajes animados y caricaturizados son atractivos y con ellos fomentamos la mímica, lo que lo hace complejo, todo a la vez. No hay un solo sistema del cuerpo que no se involucre y añadimos un factor extra: que el movimiento tiene que ser satisfactorio. Si duele, le decimos un NO en grande.

Es por ello que los personajes tienen involucrada toda la biomecánica que hemos dejado de hacer (rotar la coxofemoral, caderas y hombros), mover adecuadamente la columna en relación con nuestras caderas y fijar los huesos en los puntos exactos para que, dependiendo del estímulo, logremos un equilibrio perfecto.

Todos los cerebros del mundo tienen información, de la que nos hemos informado mediante estadística, que involucra las emociones, por lo tanto, igual que en las matemáticas, con toda su riqueza de elementos, con 60 personajes enseñamos a cualquier ser humano a ser FELIZ, porque es sumamente fácil repetir, fomentando que el sistema lo haga inconscientemente para siempre.

De esta manera, mantenemos un equilibrio entre estos tres valiosos pilares, llegamos a una fórmula tan sencilla como 2+2=4 y cada uno de ellos le enseña a nuestro cerebro a ser, estar y verse justo como siempre hemos deseado.