Alfeñiques, pieza elemental en altares de muertos

Alfeñiques

Aparte de los alfeñiques, en los puestos que se instalaron en el Jardín Guerrero, también se ofrecieron máscaras, disfraces, panes de muerto, muñecos de cartón, tazas y playeras con la imagen de la catrina

Desde hace 60 años, José Luis Mendoza Salazar se dedica a la venta y elaboración de alfeñiques y calaveritas de azúcar durante las celebraciones por el Día de Muertos.

“Yo soy originario de Querétaro, tengo 70 años y desde los 10 años he hecho calaveritas. En el jardín de Plaza de Armas iniciamos con mi abuelita y seguimos la tradición, ella aprendió de unas monjitas que vinieron de España”, dijo.

Explicó que los alfeñiques se convirtieron en una pieza elemental en los altares en honor a los difuntos, ofrendas cuyo tamaño, dijo, ha disminuido, debido a que en la actualidad los espacios en las viviendas son reducidos.

Alfeñiques

Reconoció el talento que tienen los mexicanos, pues año con año salen al mercado nuevas formas a base de azúcar pulverizada.

“Se hacen los alfeñiques con la forma de platillos pequeños y también frutas y pan en miniatura. La calaverita también es un alfeñique, porque ambos se hacen a base de azúcar. La moda es poner altares pequeños por los espacios reducidos en las casas o en las oficinas”, apuntó.

Precisó que el costo de las calaveritas va de los cinco a los 50 pesos, dependiendo de si son de azúcar, chocolate o amaranto; mientras que el costo de los alfeñiques parte de los tres pesos. 

“El alfeñique que hacemos en azúcar en frío tardamos en elaborarlo una media hora aproximadamente. La calaverita es más rápida, porque utilizamos los moldes antiguos de barro. El año pasado estuvo más complicada la venta por la pandemia, ahorita ya nos dieron la oportunidad de ofrecer nuestros productos”, detalló.

Alfeñiques

Aparte de la venta de alfeñiques, en los puestos que se instalaron en el Jardín Guerrero, en el Centro Histórico de Querétaro, también se ofrecieron otros productos como máscaras, disfraces, panes de muerto, muñecos de cartón, así como tazas y playeras con la imagen de la catrina estampada.

Al respecto, el señor José Luis enfatizó: “Antes éramos más los que vendíamos alfeñiques en el jardín, con el paso del tiempo llegaron otros productos, como los disfraces de Halloween. Lo importante es que siga la tradición mexicana, que es el Día de Muertos”.

Admiten que visitantes al Centro Histórico no respetan medidas sanitarias

Día de Muertos, una tradición viva en los museos de Querétaro