Los retos del desarrollo sostenible (parte 4)

En la Cumbre de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo Sostenible, 150 países aprobaron una agenda común que lleva como propósito eliminar la pobreza, luchar contra la desigualdad y la injusticia, así como hacer frente al cambio climático. Dicha agenda descansa en 17 objetivos, entre los que se encuentran los siguientes:

Garantizar una enseñanza inclusiva y equitativa. Al posibilitar la movilidad socioeconómica ascendente, la educación es un recurso fundamental para salir de la pobreza. Sin embargo, en 2018 carecían de acceso a las escuelas alrededor de 260 millones de niños, los cuales representan una quinta parte de los niños del mundo. Además, el cierre de aulas durante la pandemia afectó al 91 por ciento de los estudiantes, por lo que en 2020 mil 600 millones de niños y adolescentes se quedaron temporalmente sin escuela. Tales contratiempos dieron al traste con 20 años de logros en materia educativa. A manera de ejemplo, más de 101 millones de niños cayeron por debajo de los niveles mínimos en la competencia de lectura. Por otro lado, numerosas escuelas en los países en desarrollo carecen de la infraestructura básica para un buen funcionamiento, ya que el 56 por ciento no cuenta con agua potable y el 33 por ciento no tiene electricidad.

Lograr la igualdad de género. De acuerdo con la ONU, la igualdad de género es uno de los derechos humanos fundamentales. Si bien se han registrado avances al respecto en décadas recientes, se enfrentan aún graves obstáculos, pues las leyes y normas sociales discriminatorias no han sido erradicadas del todo. A manera de ilustración, en el terreno del liderazgo empresarial y político, las mujeres siguen subrepresentadas, ya que solo ocupan el 28.2 por ciento de los puestos directivos y el 25.6 por ciento de los escaños en los parlamentos nacionales. Por otro lado, una de cada cinco mujeres afirma haber sido víctima de violencia sexual por parte de su pareja. Las medidas de confinamiento de la pandemia han acrecentado el problema, ya que muchas mujeres y niñas se encuentran atrapadas en sus hogares con sus abusadores.

Garantizar el agua para todos. La ONU reconoce que ha habido un progreso sustancial en el acceso al agua potable de la población mundial. Sin embargo, una de cada tres personas no dispone aún de agua potable salubre y dos de cada cinco personas carecen de una instalación básica para lavarse las manos. Este último dato es particularmente relevante, ya que la higiene de manos ayuda a prevenir la propagación de gérmenes patógenos, incluido el virus del Covid-19. De manera preocupante, entre 1970 y 2015 los humedales naturales se redujeron en un 35 por ciento por la tala inmoderada de bosques, la contaminación y el cambio de uso de suelo. Entre los humedales se encuentran los manglares y pantanos, que dan cobijo a una gran variedad de fauna acuática, terrestre y aves. Adicionalmente, estos regulan procesos ecológicos esenciales para la vida, como lo son los ciclos hidrológicos y de carbono.

(CONTINUARÁ LA PRÓXIMA SEMANA).

Fuente bibliográfica: “Informe de los objetivos de desarrollo sostenible” (2021). Nueva York: Organización de las Naciones Unidas.