Liverpool sale con la mano en alto del Wanda Metropolitano

La fecha 3 de la Champions League nos entregó un vibrante partido, entre Liverpool y el Atlético de Madrid, que terminó con marcador de 2-3 en favor de los reds
La fecha 3 de la Champions League nos entregó un vibrante partido, entre Liverpool y el Atlético de Madrid, que terminó con marcador de 2-3 en favor de los reds

Liverpool es líder del Grupo B con 9 unidades, lejos de los 4 que tienen Atlético de Madrid y Porto, el fondo lo ocupa el AC Milan que no ha logrado sumar unidades

La fecha 3 de la Champions League nos entregó un vibrante partido, entre Liverpool y el Atlético de Madrid, que terminó con marcador de 2-3 en favor de los reds. Goles, emociones, VAR y patadas formaron parte de las acciones en el estadio Wanda Metropolitano.

Mohamed Salah había marcado en sus últimos cuatro partidos con el conjunto inglés y en apenas 8 minutos de partido alargó su racha. El jugador egipcio tomó el balón en el extremo izquierdo del campo, enganchó hacia el centro y disparó de pierna zurda para vencer la meta de Jan Oblak.

Apenas cinco minutos después del gol red, apareció Keita para poner el partido cuesta arriba para los locales. Tras un centro de Mo Salah, Keita encontró el rechace y un potente disparo de pierna derecha estremeció la red de los colchoneros por segunda ocasión en el partido.

Parecía que el equipo que Jürgen Klopp tendría una tarde tranquila en su vista a España, hasta que apareció la mejor versión de Antoine Griezmann. El jugador francés, ex del Barcelona, dijo presente ante la hinchada colchonera y un espectacular doblete marcó la reconciliación de Griezmann con la grada, que anteriormente lo había abucheado.

Un disparo potente de Koke, que no llevaba dirección de portería, encontró el pie de Griezmann y se coló a la portería del Liverpool. Cuando el reloj marcaba el minuto 34 de la primera mitad, el francés recibió un pase de Joao Félix, su control orientado lo dejó mano a mano contra el portero Alisson y Griezmann no falló, 2-2 el juego.

Para la segunda mitad, el juego comenzó ríspido, con emociones al máximo, y durante la disputa de un balón dividido, Antoine pasó de héroe a villano. El “8” del Atlético lanzó una patada imprudente que impacto con el rostro de Roberto Firmino, lo que significó tarjeta roja y los locales se quedaron con 10 hombres en el campo.

Simeone echó a su equipo atrás para cuidar el empate, estuvo cerca de conseguirlo, Liverpool no encontraba la llave para abrir a los colchoneros hasta que un penal sobre Diogo Jota le dio la oportunidad a Salah de poner cifras definitivas en el encuentro.

“El faraón” engañó a Oblak que se tiró a su izquierda, el disparo iba al lado contrario y el balón terminó en el fondo, el golpe estaba puesto.

En los últimos minutos el conjunto local intentó volver, el árbitro sancionó una falta en el área sobre Giménez, sin embargo el Video Assistant Referee (VAR) llamó a revisión, tras verlo detenidamente, silbante determinó que no había falta.

Con este resultado el Liverpool queda como líder del Grupo B, con 9 unidades, lejos de los 4 que tienen Atlético de Madrid y Porto, el fondo lo ocupa el AC Milan que no ha logrado sumar unidades en su regreso a la máxima competición del futbol europeo.

Arriola dice que triples fechas FIFA merman rendimiento del futbol mexicano