Iván Reyes Arzate, exmando de la Policía Federal, se declara culpable por narcotráfico

Iván Reyes Arzate, exmando de la Policía Federal, se declaró culpable en Estados Unidos por narcotráfico. Foto: Especial
Iván Reyes Arzate, exmando de la Policía Federal, se declaró culpable en Estados Unidos por narcotráfico. Foto: Especial

Ante una corte federal de la ciudad de Nueva York, el extitular de la Unidad de Investigaciones Especiales de la extinta Policía Federal, Iván Reyes Arzate, se declaró culpable por cargos de narcotráfico

Iván Reyes Arzate, quien fue uno de los mandos de la extinta Policía Federal, se declaró culpable -este martes 19 de octubre- en Estados Unidos por haber entregado información tanto a la Agencia de Control de Drogas de la Unión Americana (DEA, por sus siglas en inglés) como a cárteles mexicanos.

Ante el juez federal Brian Cogan en la ciudad de Nueva York, el extitular de la Unidad de Investigaciones Especiales de la desaparecida. Corporación federal entre 2008 y 2016 se declaró culpable por cargos de narcotráfico.

Tras su declaración de culpabilidad, Reyes Arzate colaborará con las autoridades estadounidenses en la investigación contra el exsecretario de Seguridad Pública, Genaro García Luna, quien permanece encarcelado en Nueva York a la espera de su juicio.

García Luna fue secretario de Seguridad Pública durante el sexenio del expresidente de México, Felipe Calderón Hinojosa (2006-2012).

De acuerdo con la agencia estadounidense de noticias AP, los fiscales del Distrito Sur de Nueva York aseguran que las pruebas contra García Luna son las mismas que en el caso de Reyes Arzate, al igual que las evidencias mostradas durante el juicio contra Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera, exlíder del cártel de Sinaloa.

Durante años, Reyes Arzate fue enlace entre la DEA y la antigua Policía Federal. No obstante, Estados Unidos lo acusa de haber entregado información al cártel de los Beltrán Leyva y a El Seguimiento 39, un grupo criminal aliado al cártel de Sinaloa a cambio de miles de dólares.

“Siendo yo integrante del servicio público mexicano y a cambio de un pago estuve de acuerdo en darle a una organización del narcotráfico datos que facilitarían la distribución de cocaína, estando consciente de que eso era un delito”, dijo ante el juez federal Brian Cogan, quien fijó su sentencia para el 6 de enero de 2022.