Enviado de Estados Unidos para Afganistán renunciará tras caótica retirada

El enviado especial de Estados Unidos para Afganistán renunciará a su cargo tras la caótica retirada. Foto: Especial
El enviado especial de Estados Unidos para Afganistán renunciará a su cargo tras la caótica retirada. Foto: Especial

Después de la desastrosa retirada de las tropas de Estados Unidos de Afganistán, el enviado especial de la Unión Americana para aquel país asiático, Zalmay Khalilzad, abandonará el cargo

El diplomático Zalmay Khalilzad, hasta ahora enviado especial de Estados Unidos para Afganistán, abandonará el cargo tras la caótica retirada estadounidense de aquel país asiático, que culminó en agosto pasado.

Así lo anunció el secretario de Estado de la Unión Americana, Antony Blinken, en un comunicado de prensa, donde le dio las gracias por sus «décadas de servicio».

Khalilzad será reemplazado por el que ha sido su «número dos», Thomas West.

Khalilzad es un diplomático veterano que ha ocupado el puesto de enviado especial estadounidense para Afganistán durante los mandatos del expresidente Donald Trump y del actual mandatario Joe Biden, que llegó a la Casa Blanca en enero pasado.

«Zal», diminutivo que usan sus amigos, fue nombrado enviado especial para Afganistán en septiembre de 2018 por Trump y se encargó de negociar en Doha con los talibanes para llegar a un pacto sobre la retirada de las tropas estadounidenses, alcanzado en febrero de 2020.

Musulmán y nacido en la ciudad afgana de Mazar-e-Sarif en 1951, está considerado como un gran intelectual con olfato político. En muchos aspectos, Trump vio en él a la persona perfecta para negociar con los talibanes el fin de la guerra más larga de la historia de la Unión Americana.

Además, conoce bien al expresidente de aquella nación asiática, Ashraf Ghani, quien abandonó Afganistán antes de que los talibanes tomaran Kabul a mediados de agosto, ya que coincidieron de niños en un intercambio cultural en territorio estadounidense y, luego, estudiaron juntos en Beirut.

Se esperaba que Khalilzad dejara el cargo de enviado especial en mayo pasado, pero aceptó aplazar su marcha para más adelante, indicaron a la cadena internacional de noticias CNN fuentes conocedoras de su situación en el Departamento de Estado.

Su salida del puesto se produce tras la desastrosa retirada y evacuación estadounidense de Afganistán, que se cerró el pasado 30 de agosto, después de que los talibanes se hicieran con el poder a mediados de ese mes.

West, el sustituto de Khalilzaz, viajó a comienzos de octubre a Doha para las primeras reuniones cara a cara con los talibanes desde la salida de Estados Unidos de Afganistán.

Las fuentes citadas por CNN apuntaron que West acompañó a finales de agosto al director de la Agencia Central de Inteligencia (CIA, por sus siglas en inglés), William Burns, a Kabul para reunirse con el líder de los talibanes, Abdul Ghani Baradar.

Unesco pide reapertura de escuelas para profesoras y alumnas en Afganistán