Continúa la humanidad en su carrera suicida de destruir el medio ambiente

Este 18 de octubre se conmemora el Día Mundial de la Protección de la Naturaleza y especialistas coinciden en que la ciudadanía en general puede aplicar acciones que, pese a su menor escala, en suma serían representativas y de ayuda para el medio ambiente

En el marco de la conmemoración, este 18 de octubre, del Día Mundial de la Protección de la Naturaleza, la activista ambiental América Vizcaíno Sahagún recordó las palabras del expresidente de Argentina, Juan Domingo Perón, quien decía que la humanidad estaba en una marcha suicida y que el crecimiento poblacional la iba a conducir a un colapso, mismo que se está viviendo en todo el mundo. De ahí, subrayó, la importancia de recordar que este día fue determinado por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en 1972 para concientizar y educar sobre el tema, a fin de que los gobiernos prevengan y tomen las acciones necesarias para proteger los ecosistemas.

Vizcaíno Sahagún destacó que, hace unos días, el Consejo de Derechos Humanos de la ONU aprobó una resolución que reconoce que vivir en un medio ambiente limpio, saludable y sostenible es eso: un derecho humano. En dicho documento, la organización incluyó un apartado exclusivamente dedicado al cambio climático.

“Esta declaración impulsa a los gobiernos de todo el planeta a tener políticas ambientales que protejan a las personas de los efectos adversos del cambio climático, que es un efecto de la destrucción de la naturaleza. Los daños que se han ocasionado y seguimos ocasionando, así como los del cambio climático, que también es producto de nuestro comportamiento, son parte de los derechos humanos y ahora los países tendrán que llevar a cabo acciones aceleradas para disminuir los impactos ambientales a la población en todo el planeta”.

La ambientalista lamentó que, a pesar de que ha habido “muchas” declaraciones de científicos, académicos y organismos como la ONU, la humanidad siga en esta “carrera suicida”, destruyendo los derechos ambientales, porque, aunque la Constitución garantiza el derecho a un desarrollo saludable y de bienestar, no ha habido un pronunciamiento respecto a la protección de la naturaleza por parte de los gobiernos.

“Aquí lo más importante es la normatividad en los estados, que no previenen el deterioro ambiental, lo que hace la federación, en los estados y municipios, es regular la destrucción de la naturaleza; por ejemplo, qué superficie vas a permitir de cambio de uso de suelo, cómo la vas a permitir, qué nivel de contaminación, qué nivel de impacto, y creo que mientras no exista una normatividad que proteja realmente a la naturaleza y que aplique penas severas a los infractores de esas leyes tan débiles que tenemos, pues, no vamos a poder de ninguna manera transitar a una sociedad menos destructora”.

Reflexionar para accionar

Enrique Uribarren Castro, presidente en el Observatorio Ciudadano para la Protección Ambiental de Querétaro, dijo que para celebrar el día se tiene que reflexionar, en primer lugar, sobre la contaminación por parte de la humanidad en las áreas naturales, por ejemplo, el agua, el aire y el suelo; en segundo lugar, sobre la explotación desmedida de los recursos naturales, es decir, los árboles para obtener madera y sus derivados, plantas y animales, incluso la fauna que habita en el mar; y en tercer lugar, sobre el propio estilo de vida.

“En la medida en que vamos contaminando, vamos teniendo una menor disponibilidad o menor calidad en los recursos naturales. Tenemos que reflexionar sobre nuestro propio estilo de vida, en lo individual, que, si pudiéramos hablar de un cálculo de nuestra huella ecológica, lo sopesemos con la pregunta ‘¿qué tanto estamos contribuyendo a la protección de la naturaleza?’, o bien, ‘¿qué tanta es nuestra presencia en este círculo de dilapidación de los recursos naturales?’”.

En ese sentido, reconoció que lo más “difícil y complejo”, incluso considerado como un reto, es crear consciencia en cada persona y motivarla a que adquiera su responsabilidad en el cuidado ambiental y el entorno ecológico a través de la protección de sus recursos.

“Dado que no podemos tener a un policía o un inspector que nos vigile a cada uno de nosotros, lo principal es que tomemos consciencia en lo individual de la importancia que reviste el entorno ecológico en el que estamos; de los beneficios que para nuestra vida diaria representa la adecuada conservación y protección de estos recursos para nuestro desarrollo personal y colectivo como sociedad. Solo en el momento que aquilatemos la purificación del aire, disponer de agua limpia y demás, entonces, nos convertiremos en los protectores de estos recursos naturales”.

Resaltó que también es importante que las autoridades gubernamentales doten de recursos económicos, humanos y materiales a las instancias que tienen en su razón de ser la protección de los recursos naturales, de tal forma que puedan desarrollar de manera adecuada la función que les han encomendado, además de hacer adecuaciones en los marcos legales dirigidos a que se tenga una eficaz protección de los recursos naturales.

“No solo basta con actualizar las leyes y las normas, necesitamos que se dote de recursos económicos a estas dependencias para que cuenten con el personal humano suficiente y que puedan vigilar que efectivamente se está cumpliendo con esto. Por ejemplo, si Profepa a nivel estatal solo cuenta con un inspector, considerando que en el estado tenemos a la Reserva de la Biósfera Sierra Gorda, con una persona, francamente se vuelve muy complicado de verificar que se cumpla con normas y leyes de carácter ambiental”.

Expertos recomiendan

Los expertos coinciden en que la ciudadanía en general puede aplicar acciones en menor escala, que, en suma, serían representativas para la naturaleza, por ejemplo: reducir el consumo de energía eléctrica a través de la implementación de paneles solares, reciclar los desechos sólidos y los orgánicos utilizarlos como composta, consumir menos agua y no usar empaques o envolturas de plástico.

“Si uno se comporta de manera austera con respecto a los recursos que utilizamos, se hace una reducción considerable de los recursos naturales que estamos destruyendo, porque no podemos perder de vista que los ecosistemas son la base de la salud, bienestar y calidad de vida de la población”, puntualizó América Vizcaíno.

Periodismo y medio ambiente