Kyrie Irving se niega a vacunarse, los Nets en un dilema

Kyrie Irving se niega a vacunarse contra COVID-19, y según las leyes del estado de Nueva York, no podría entrenar con sus compañeros, ni jugar en el estadio de Brooklyn
Kyrie Irving se niega a vacunarse contra COVID-19, y según las leyes del estado de Nueva York, no podría entrenar con sus compañeros, ni jugar en el estadio de Brooklyn

Kyrie Irving se niega a vacunarse contra COVID-19, y según las leyes del estado de Nueva York, no podría entrenar con sus compañeros, ni jugar en el estadio de Brooklyn

Los Nets de Brooklyn son una de las mejores plantillas de la National Basketball Association (NBA) de cara a la temporada 2021-2022, uno de los equipos candidatos al título. Sin embargo, la franquicia enfrenta un dilema, el armador Kyrie Irving se niega a vacunarse contra COVID-19.

A lo largo de su carrera profesional Kyrie ha tenido varios desencuentros, cuando se coronó campeón forzó su salida de los Cavaliers de Cleveland, porque quería brillar por luz propia y no a la sombra de LeBron James. Tuvo un paso fugaz por Boston, donde no logró hacer química con sus compañeros y hace dos temporadas -en 2019- llegó a Brooklyn, equipo donde él quería estar, para jugar con Kevin Durant.

Después de estar ausente en varios partidos, por situaciones personales, Kyrie pone en un dilema a los Nets. El jugador de 29 años decidió no vacunarse contra COVID-19, entonces los Nets, deportivamente, enfrentan una situación complicada. Las leyes del estado de Nueva York dicen que aquellos no vacunados “no podrán practicar deporte profesional”, es decir que en su propio estadio, en Brooklyn, Kyrie Irving no podría entrenar con sus compañeros, y tampoco jugar, si no está vacunado.

El egresado de la Universidad de Duke tampoco podría jugar cuando su equipo visite a los Knicks de Nueva York, en el Madison Square Garden. Según el acuerdo laboral de la NBA, la liga podría multar a los jugadores que se pierdan partidos de la temporada por no cumplir con el protocolo de salud.

Para el caso específico de Kyrie Irving, la liga puede multar al jugador por 380 mil dólares por cada partido al que se ausente. A pesar de esta situación, el armador de 29 años sigue firme en su decisión, alegando que está en su derecho de hacerlo.

Derivado de lo anterior, la dirigencia de los Nets evalúa qué hacer con el jugador. Quedarse con un basquetbolista que no puede entrenar con el resto de sus compañeros y que no podrá jugar la mitad de los partidos, todos lo que jueguen como local; o liberarlo, no contar con uno de los mejores armadores de la liga.

Este es el dilema que enfrentan los Nets, cambiarlo a unos días del arranque de la temporada, no parece ser una opción viable. Brooklyn enfrenta una situación complicada y la estafeta de candidato al título de la NBA, se desgasta sin Kyrie Irving.

Con jonrón de Chris Taylor, los Dodgers avanzan a la Serie Divisional