Consumidores mexicanos no confían en dar sus datos bancarios por Internet: estudio

Consumidores

Ocho de cada 10 consumidores que aún no realizan la transición hacia el comercio electrónico señalan que no quieren arriesgarse a un fraude electrónico robo de identidad, clonación de tarjetas bancarias o fraudes

Ocho de cada 10 consumidores que aún no realizan la transición hacia el comercio electrónico señalan que no quieren arriesgarse a un fraude electrónico robo de identidad, clonación de tarjetas bancarias o fraudes.

Las compras en línea tuvieron un impacto positivo durante el 2020 debido al aislamiento provocado por la pandemia, sin embargo el fraude en línea también incrementó, ya que de acuerdo con el Estudio de Venta Online 2021, elaborado por la Asociación Mexicana de Venta Online (AMVO), el comercio electrónico creció 81% en el 2020, con respecto al año anterior.

Pese a ello, el estudio también arrojó que 80% de los consumidores que todavía no realizan la transición hacia el comercio electrónico señalan que no quieren arriesgarse a un fraude electrónico, robo de identidad, clonación de tarjetas bancarias o fraudes, mientras que 74% no confía en dar sus datos bancarios por Internet.

“Los intentos de fraude aumentaron a partir de la pandemia. De acuerdo con nuestras cifras, esta amenaza se cuadriplicó durante este periodo, debido al crecimiento de la economía digital. Estas amenazas (…) dañan la experiencia del usuario final”, señala José Andrés Chávez, CEO y cofundador de Bayonet, plataforma de prevención de fraudes y optimización de pagos electrónicos.

Sin embargo, Bayonet informó que no sólo los comercios digitales están expuestos a estas amenazas, también lo están todos los jugadores de la economía digital como fintechs, lenders, procesadores de pago o wallets electrónicas.

“En el entorno virtual existen diferentes riesgos para los usuarios y los negocios, como el phishing, pharming, instalación de softwares maliciosos, además de robo de datos personales, financieros o  de identidad».  

Con información de El Economista