Una guerrera en toda la extensión de la palabra…

Hay situaciones en las que ser fuerte es la única opción, en las que la debilidad simplemente no tiene cabida; es ahí donde las personas demuestran de qué están hechas.

Hoy, a manera de homenaje, escribo acerca de una queretana: Brenda Rangel Ortiz… una guerrera en toda la extensión de la palabra; y porque hacerlo es también solidarizarme con los miles de personas en este país que lamentablemente han sufrido la muerte en vida, por la desaparición de un familiar.

Para dimensionar la magnitud de la tragedia, partamos de que según datos de la Comisión Nacional de Búsqueda, en México hay más de 90 mil personas desaparecidas y no localizadas.

A Brenda la entrevisté por primera vez ─en la radio─ hace poco más de 10 años; por la desaparición forzada de su hermano Héctor, el 10 de noviembre de 2009, presuntamente a manos de policías municipales en Monclova, Coahuila.

Desde entonces, la he visto manifestarse por todos lados: dependencias federales y estatales, en calles y carreteras; he escuchado su clamor de justicia con el rostro de su hermano en una fotografía, en una playera y bordado en un pedazo de tela; he lamentado su frustración e impotencia al vivir en carne propia la inacción e indiferencia de las autoridades; he visto cómo ha sido señalada por levantar la voz; la he visto derramar lágrimas un sinnúmero de veces… la vi sumarse poco a poco a otras causas hasta convertirse en una verdadera activista.

Ella y su familia han sido víctimas de extorsión y de amenazas; y sin embargo ─no logro entender cómo─, se han mantenido en pie, rezando de manera permanente para que Héctor aparezca y agradeciendo con humildad las muestras de solidaridad.

Ella se ha valido de las redes sociales, especialmente de Facebook, para pedir ayuda y justicia; por esta vía ha compartido sus emociones más íntimas en torno a la experiencia que le ha tocado vivir, y eso nos ha permitido a quienes la seguimos en forma permanente recordar que atrás de las malditas estadísticas de desaparecidos hay seres que sufren, que no son simples cifras…

Brenda enfermó de cáncer, Brenda contrajo Covid-19, Brenda perdió hace unos meses a su dolida madre… y Brenda no ha perdido la fe.

Ahora, desde hace algunas semanas, ella se enfrenta a una prueba más fuerte aún: buscar a Héctor y a otras seis personas entre restos humanos en fosas encontradas en un predio en Monclova; junto con personal de la Fiscalía de Personas Desaparecidas, de la Dirección General de Servicios Periciales, del Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF), de familiares de las otras personas desaparecidas, de integrantes del Centro para los Derechos Humanos Fray Juan de Larios y la Fundación para la Justicia (FJEED), de la Comisión Estatal de Búsqueda, de la Comisión Estatal de Derechos Humanos y la Comisión Estatal de Atención a Víctimas en esa entidad.

“Dios con nosotros. El Señor es nuestra guía y fortaleza, te vamos a encontrar, hijito, mi Pitty, mi niño, hijo, estos días han sido catarsis día a día, saber que quizás los lugares por donde estoy andando pudieron haber sido tus últimos momentos… no concibo tantísimo dolor, te amamos hermano. Todos tus hermanos, buscándote como desde el primer día, Héctor. Como tú dirías, hijito!!!!! A trabajar se ha dicho!!!! A unos 35 y 38 grados hemos estado, a la sombra….. todo vale la pena por llevarte a la casa, hijo, vivo o muerto. Pero ya tenemos que descansar, recobrar la paz y terminar con tanta agonía. No buscamos culpables, no queremos problema alguno, solo recuperar a nuestro hermano y regresarlo a casa. Te lo suplicamos, ayúdanos a encontrarlo. Tu ayuda es muy importante para nosotros, muchas gracias”, escribió en Facebook este 21 de septiembre, a 11 años con 10 meses y días de la desaparición de su hermano.

“¡No sabes cuánto dolor es esto!”, me dice en un mensaje al que solo ato a decirle “Cuídate, debes cuidar doblemente tu salud”; y mi cuerpo se estremece…

Del 1 de enero al 30 junio de 2021, la subsecretaría de Derechos Humanos de la secretaría de Gobernación reportó que “Durante el primer semestre de 2021, se registró una tendencia a la baja en el hallazgo de fosas clandestinas respecto al mismo periodo con los años anteriores: 408 en 2019; 297 en 2020 y 174 en 2021, así como en los cuerpos recuperados 2020 fueron 461, en 2019, 607 y en 2021, 393. Las jornadas de búsqueda por parte de la CNB incrementaron en este periodo”.

Del 1 de diciembre de 2018 al 30 de junio de 2021 han sido encontradas mil 749 fosas clandestinas y han sido recuperados 3 mil 25 cuerpos, mil 153 han sido identificados y 822, entregados a sus familiares.