Religión, horror hiperrealista

El Lazarillo Pacheco

Ándres Kaiser, director y escritor de “Feral”, define la pieza como un falso documental entre el horror, el hiperrealismo, un toque de ‘thriller’ y tintes religiosos.

La historia versa sobre la misteriosa muerte de un sacerdote psicoanalista que vivía en el bosque en la sierra de Oaxaca junto a tres niños salvajes que él mismo había rescatado tiempo atrás. El trabajo documental sigue las huellas de este sacerdote y la labor que hacía con los niños en esa cabaña que termina en llamas.

Para hacer avanzar la historia, la película se vale de la estética del documental y nos lleva por entrevistas de personas que conocían al exmonje Juan Felipe de Jesús González, hasta llegar a las cintas que su hermano le enviaba para documentar las sesiones con sus niños salvajes y registrar sus avances.

En las cintas que Juan va dejando, el inquietante proceso de domesticación y la exacerbada pasión religiosa por parte del monje generan un ambiente de horror y suspenso, un tipo de terror que no converge con lo sobrenatural, sino que se arraiga en un horror palpable, uno que se puede tener en cualquier rincón de nuestra idea de nación: linchamientos, crímenes religiosos y abuso de menores. El filme concluye con un velo de ambigüedad y desconcierto sobre el desenlace de los eventos.

No por ello es una pieza inconclusa, las piezas del rompecabezas están a lo largo de la cinta, pero no hay una narrativa que hilvane las pistas tal como sucedería en una película comercial de terror (de las que muestran ese tipo de terror sobrenatural); aquí el espectador tiene que involucrarse y hacer el trabajo de investigación que una los elementos para resolver el misterio que nos presenta desde un principio el filme.

A lo largo de la película, el uso de las cintas y la cámara en mano nos envuelven en un contexto hiperrealista, provocando así una sensación más exaltada de horror, convirtiendo la ficción en un terror que se puede respirar en la realidad.

Ya tiempo atrás, platicando con “La Lazarilla”, esperábamos la película y al final, a pesar de que siempre la experiencia de ver cine en salas es grandiosa (un lujo en tiempos de pandemia), me parece que la película pudo tener una duración menor y seguir presentándose en un formato de largometraje. Aunque también sería una excelente pieza corta, incluso para serie documental (o falso documental), encontrarla en estos otros formatos creo que también cautivaría audiencias.

Me pareció muy refrescante ver un horror que no trabajara con una entidad sobrenatural y presentará el horror en el comportamiento, la psique humana y las herencias que cargamos, y que, a su vez, intentamos imponer frente a nuevas generaciones.

Otra pieza similar, que pueden disfrutar de manera gratuita hasta el 29 de agosto como parte de la selección oficial de la 20o. edición del Festival Internacional de Cine de Horror: Macabro, es “The body of Levi”, una pieza corta de 15 minutos que retrata una tarde en la que se organiza una sesión de sanación a través de la oración y la fe para un niño con una enfermedad terminal. Al igual que en “Feral”, en esta pieza corta la fe ciega y exaltada pasión religiosa se ven como un elemento de horror hiperrealista.

Me permito compartirles el link para que disfruten “The body of Levi”: https://www.filminlatino.mx/corto/the-body-of-levi.

¡Con cui!

Escucha nuestro podcast los martes de cada 15 días a través de Spotify, Himalaya, Podimo, Apple y Google Podcasts.

Síganos en Instagram, Facebook y Twitter como @alertaspoilermx