Una bajeza, por decir lo menos…

¡En verdad que ahora sí se pasaron de la raya en el Gobierno federal! Acusar a los medios de comunicación de difundir información falsa, cuando es este el responsable del enredo en el que se ha convertido el regreso a clases presenciales, es ─por decir lo menos─ una bajeza.

No les vendría mal darle una revisadita a su “Guía Ética para la Transformación de México”, la cual reza: “Una persona miente cuando tergiversa o deforma los hechos en forma deliberada, aun sabiendo que lo que expone es parcial o totalmente falso. Esa conducta deteriora rápidamente las relaciones sociales y a la larga termina por afectar al mentiroso”.

Y es que según la sierva del presidente ─Ana Elizabeth García Vilchis─ en el “Quién es quién en las mentiras de la semana”, medios y comentaristas difundieron una carta falsa de la SEP para “apuntalar la crítica contra el Gobierno de México por el regreso a clases”… “la carta es pirata, aunque se hizo pasar como un documento oficial”, acusó a gritos y con su lenguaje atropellado; cuando la carta fue enviada por el propio gobierno federal, en principio a través de un funcionario, y luego por los canales oficiales de la presidencia y la SEP.

A estas alturas, el asunto de la famosa carta resulta anecdótico e hilarante, a pesar de tratarse de un tema tan delicado como la pandemia del Covid-19 y sus efectos en los menores; porque ─como fue público y notorio─ el 12 de agosto la propia secretaria de Educación, Delfina Gómez, con el presidente al lado, habló del dichoso documento entre las 10 acciones para el regreso a clases:

“Y, por otro lado también, el que nos lleven a cabo lo que es la carta compromiso, en la carta de aceptación precisamente, en donde autorizan que el pequeñito puede estar dentro de lo que es la parte de la asistencia a la escuela (…) al salir de casa llevar a la escuela la carta compromiso de corresponsabilidad”.

Incluso, al día siguiente, el 13 de agosto, reiteró ─de nuevo con el mandatario federal ahí─ lo de la carta: “Yo ayer utilizaba un término, que era precisamente la corresponsabilidad, y no solamente la corresponsabilidad se ve en un documento, en un documento que firman los padres de familia de carta compromiso; si nosotros nos vamos hacia una corresponsabilidad como sociedad”.

Pero, ¡oh, sorpresa!, no fue sino hasta el 17 de agosto que al presidente le cayó el veinte de la carta; cuando le cuestionaron el tema y ante las críticas de si el Gobierno se estaba deslindando así de su responsabilidad en la seguridad sanitaria de los menores:

“Entonces, ¿ustedes creen que yo tuve que ver con la carta? Pues no, fue una decisión abajo. Si me hubiesen consultado, hubiese dicho: no, somos libres, prohibido prohibir; pero todavía tenemos que ir limpiando del gobierno de estas concepciones burocráticas, autoritarias y, desde luego, terminar de limpiar el gobierno de corrupción y de ineficiencias, demoras”.

Así las cosas y ante la evidente crisis de comunicación ─en lugar de asumir su responsabilidad, evitar reacciones impulsivas y ser transparentes─, la solución fue la de siempre: agarrar de su puerquito a medios y periodistas… lo que resulta francamente despreciable.

Pero, a pesar de que “la carta no existe, se elimina” (Delfina dixit), la mezquindad ahí quedará, junto con el comunicado del 16 de marzo ¡de 2020! sobre las Medidas para la prevención del Covid-19 en las comunidades escolares; en el que la SEP y la Secretaría de Salud ya referían la carta:

“Las madres, padres de familia o tutores deberán dejar constancia por escrito por medio de una ‘Carta Compromiso de Corresponsabilidad’ que su hija (o) no presenta ninguno de los síntomas de enfermedad respiratoria ya descritos y ha atendido las medidas preventivas para evitar el contagio del Covid-19 (Anexo 2 Modelo de la ‘Carta Compromiso de Corresponsabilidad’), la cual será entregada diariamente firmada por la madre, padre de familia o tutor a la entrada de la escuela. Esta carta podrá realizarse a mano en cualquier tipo de papel”.

Y la propia Guía de orientación para la reapertura de las escuelas ante Covid-19, que el 28 de mayo pasado fue subida al portal de https://coronavirus.gob.mx:

“Las familias deberán presentar el primer día de clases, una vez reiniciadas las actividades presenciales, una Carta compromiso de corresponsabilidad firmada por la madre, padre o tutor, en la cual manifiesta su compromiso de revisar e informar sobre la presencia de síntomas de enfermedad respiratoria en su hija, hijo o pupilo. (Para referencia, ver el Anexo 3 Sugerencia para la carta compromiso de corresponsabilidad)”.