Jóvenes conminan a sus pares a ser responsables y vacunarse

El Estadio Corregidora es sede de la vacunación contra COVID-19 para jóvenes de 18 a 29 años. Foto: Katia Lemus
El Estadio Corregidora es sede de la vacunación contra COVID-19 para jóvenes de 18 a 29 años. Foto: Katia Lemus

Desde el pasado jueves y hasta el próximo miércoles 25 de agosto, miles de jóvenes de 18 a 29 años acudirán al Estadio Corregidora para recibir la primera dosis de la vacuna contra COVID-19

En medio de los gritos de vendedores ambulantes que desde las seis de la mañana se instalaron en las inmediaciones del Estadio Corregidora para ofrecer café, tortas, papas, churros, chicharrones, atoles, tamales, chicles, chocolates y garapiñados, jóvenes del municipio de Corregidora llegaron para que les aplicaran la primera dosis de la vacuna contra COVID-19.

Solos o acompañados de sus padres, amigos e incluso de la novia, los jóvenes mostraron gran disposición por vacunarse, no solo para protegerse así mismos, sino también a su familia.

Joshua Alamilla Mandujano, de 18 años, reconoció que este sector de la población es rebelde, pero solo un porcentaje mínimo se ha mostrado reacio a vacunarse y a asistir a fiestas clandestinas donde no usan el cubrebocas, ni guardan la sana distancia.

“Siempre nos han señalado como que somos los que menos nos cuidamos, porque andamos en la diversión, pero también creo que hay un gran número de jóvenes que ante esa presión son los que han decidido vacunarse y evitar reuniones masivas”.

Conminó a los jóvenes a ser responsables y a acudir a vacunarse, porque al final no solo ellos serán los beneficiados, sino también su familia, con la que conviven a diario.

Francisco Gabriel Vázquez Mondragón, de 22 años, siempre pensó que al vacunarse estaba no solo siendo responsable consigo mismo, sino también con su familia y su novia.

“Vacunarse es importante, porque al cuidarme yo, estoy cuidando a toda mi familia, a mi novia y a su familia, y sobre todo es parte del esfuerzo que estamos haciendo desde que inició la pandemia”.

Invitó a los jóvenes que ya les toca vacunarse a hacerlo, porque en la medida en que todos lo hagan, más pronto podrán regresar a sus actividades cotidianas.

Reconoció que quien siempre ha mostrado resistencia a la vacuna y a cuidarse lo termina pagando tarde o temprano.

“En mi familia todos nos cuidamos, pero un tío no quiso hacerlo y se enfermó y al final falleció; así que, si los jóvenes no quieren vacunarse porque ahorita se sienten bien, habrá un momento en el que no lo hagan y ahí es cuando sufrirán las consecuencias”.

Por logística, vacunación de jóvenes de Corregidora en el estadio