¿Cuánto tiempo pasas de pie en tu trabajo? El Congreso analizará su regulación

de pie

A largo plazo, permanecer largas jornadas de pie puede ocasionar problemas en la salud de las personas trabajadoras, lo que conlleva a incapacidades reiteradas y ausentismo laboral

Los senadores analizarán la posibilidad de reformar la Ley Federal del Trabajo (LFT) e introducir un candado para evitar que las personas que laboran de pie permanezcan así toda su jornada. Mantener esa postura por más de ocho horas al día produce fatiga, insuficiencia venosa, tendinitis, surgimiento de varices, lesiones en las rodillas, dolores musculares, hemorroides, lumbalgia y fascitis plantar.

La propuesta es impulsada por el líder de los senadores de Morena, Ricardo Monreal, y propone modificar el artículo 132 de la LFT, que establece las obligaciones patronales, para añadir un párrafo a la fracción V. Este apartado indica que las empresas deben proporcionar asientos suficientes a su personal. Aplica en comercios, oficinas, hoteles y restaurantes, entre otros. Pero también en los establecimientos industriales “cuando lo permita la naturaleza del trabajo”.

El agregado que plantea Monreal establece como obligación “implementar estrategias laborales con la finalidad de que ninguna persona trabajadora pase la mayor parte de su jornada laboral de pie”. Con ello, dice, “se impulsa una protección —que no es menor— para las personas que se desenvuelven en trabajos que les imponen esa condición”.

Lo que pretende esta iniciativa, asegura en su exposición de motivos el también presidente de la Junta de Coordinación Política de la Cámara Alta, es prevenir que las personas trabajadoras realicen “sus actividades cotidianas sin dolor u afección, lo cual les impida una vida saludable, tanto en el ámbito laboral como familiar y recreativo”.

En el documento presentado en la Comisión Permanente, advierte que la insuficiencia venosa crónica (IVC), enfermedad cuyas principales manifestaciones son las varices y las piernas cansadas, constituye un problema de salud pública. Este padecimiento que afecta impacta la economía nacional, pero también la de persona trabajadora.

“Se ha dado a conocer que la IVC es la causante en algunos países de nuestro entorno del 2.5% de las bajas laborales, y consume en su conjunto un 2% de los presupuestos de la sanidad pública”, detalla.

Algunas soluciones para las empresas

“No todas las operaciones se pueden realizar estando sentados o sentadas”, dice Carlos Espejo, presidente de la Sociedad de Ergonomistas de México (Semac). Pero una solución es la rotación interna de personal, sugiere. Es decir, que un grupo realice las tareas para las que se requiere estar de pie ciertos días de la semana y el resto, otro grupo.

El especialista en Medicina del Trabajo y Salud Ocupacional asesoró hace tiempo a una empresa que tenía ese problema y su personal presentaba una gran fatiga.

En los primeros cinco o seis meses la productividad podría reducirse de manera mínima, “mientras las personas se acostumbran a otro puesto. Pero pasando ese periodo ésta comienza a mejorar notablemente en comparación con los niveles previo al cambio”. La disminución del cansancio e incluso del aburrimiento por realizar una misma función ayudan al rendimiento laboral, apunta.

Pero hay empresas que no pueden alternar a su personal de esa manera. “Entonces, deben evaluar que sus estaciones de trabajo cuentan con características ergonómicas”. Por ejemplo, si laboran sobre mesas, éstas deben tener un tubo horizontal “de esa manera los trabajadores pueden descansar una pierna. Suben un pie a ese tubo y le quitan peso a ese lado y luego del otro lado”, explica.

Generalmente, los trabajos para los cuales se puede estar en una silla también se pueden ejecutar de pie, comenta. Pero no al revés. “Alguien que cose camisas o prendas pequeñas, lo puede hacer desde un asiento o estando de pie. Pero si la actividad es cortar y coser pantalones no deben sentarse, es un trabajo para el que se requiere estirarse y hacerlo sentado podría provocar problemas en la columna”.

Los trabajos que se deben hacer de pie son aquéllos en los que se manejan cargas de más de 4.5 kilos, para los que se requiere maniobrar a más de 15 centímetros de la mesa con un alcance hacia el frente y profundo. “Se requiere de una movilidad constante que no se puede realizar desde una silla”.

En cambio, si los objetos que manipula pesan menos de 4.5 kilogramos y los mueven a menos de 15 centímetros de la superficie de la mesa, pueden hacer el trabajo desde un asiento. Las maniobras de alta precisión, como ensambles pequeños o análisis de calidad de productos minúsculos con lupa, también.

El médico del trabajo recomienda el libro Diseño de sistemas de trabajo, de Stephan Konz. “En él proporciona las características que deben tener las instalaciones industriales para las actividades que se realizan de pie y sentados”.

OPS alerta sobre una crisis de salud mental por la pandemia

Mexicanos mantienen las jornadas laborales más largas, aun con la pandemia