Registra México déficit en plantas para tratar agua

México

La Conagua precisó que en México hay 997 plantas de potabilización en funcionamiento de un total de 1,256, es decir, hay 259 que no están en marcha; sobre las plantas de tratamiento de aguas residuales, se tienen registradas 2,786 en marcha de un total de 3,661, lo que significa que 875 no están en funciones

Pese a que las plantas potabilizadoras y de tratamiento de aguas son de primera importancia para la población, en el país hay un déficit de ellas, aunado a que hay cientos que se encuentran fuera de funcionamiento por factores como falta de recursos, según la Comisión Nacional del Agua (Conagua).

Datos de la Comisión precisan que en México hay 997 plantas de potabilización en funcionamiento de un total de 1,256, es decir, hay 259 (20.6%) que no están en marcha.

Los estados que más plantas potabilizadoras tienen en su generalidad son: Sinaloa (148); Coahuila (135) y Durango (57).

En lo que respecta a las plantas de tratamiento de aguas residuales, se tienen registradas 2,786 en marcha de un total de 3,661, lo que significa que 875 (23.9%) no están en funciones.

En este rubro, Sinaloa vuelve a tener la primera posición con 279 plantas; Durango en segundo con 228 y en tercero se encuentra Chihuahua con 191.

Sandra Vázquez Villanueva, gerente de Potabilización y Tratamiento de la Conagua reconoció que hay un déficit de plantas tanto para tratamiento de aguas como de potabilización.

“No son suficientes las plantas que existen en el país para satisfacer las necesidades generales, nos falta avanzar en ese sentido y justo con lo que hacemos con los recursos que tenemos es promover que los estados y municipios, entre los tres aportemos para avanzar en cuanto a infraestructura en el tratamiento de agua residual, pero también para la potabilización del agua”, afirmó Sandra Vázquez.

Y agregó: “En cuanto a tratamiento de aguas residuales, tenemos registradas 2,786 plantas en operación tratando actualmente 146.7 metros cúbicos por segundo, esto es de lo que generamos y se colecta en el drenaje que son 215 metros cúbicos por segundo, tratamos 67.2%, ahí nos falta avanzar un poco en cuanto a la cobertura de tratamiento”, refirió.

Con respecto a los motivos por los cuales existen en el país plantas potabilizadoras y de tratamiento sin operar, la gerente de Conagua afirmó que existen factores diversos, pero el que se torna como principal es la falta de recursos.

“Lo organismos operadores han enfrentado muchos problemas económicos que se han agudizado con esta pandemia, pero desde antes ya tenían conflictos y nos han reportado que, en algunas ocasiones, tienen que ver con los altos costos de operación y de mantenimiento”, confirmó Vázquez Villanueva.

Bajo este contexto, explicó que también no se cobra una tarifa que les permita subsanar todos estos costos de operación y en muchos casos tienen que ver con el costo de la energía eléctrica; en otros casos también hay plantas que tuvieron su vida útil y por lo tanto ya salieron de operación

“También hay casos en donde hay conflictos sociales y no aceptan una planta o los mismos organismos justo por esos cambios que tienen cada tres años no tienen la capacidad técnica para operarlo, van cambiando de personal y también las plantas salen de operación. Hay varios problemitas en mantenerlas al 100 operando”, abundó la gerente de Conagua.

Necesario, invertir 270,000 mdp en CDMX

En el reporte “Las sequías y el estrés hídrico en México” elaborado por Moody’s se especificó que la Conagua ha indicado que las instalaciones inadecuadas de tratamiento de agua junto con una gestión deficiente de los embalses son factores de riesgo que contribuyen al suministro de agua en municipios.

“Las necesidades de inversión van desde la ampliación de la capacidad de los embalses, la recarga de los acuíferos, la infraestructura de conservación y las plantas de tratamiento de agua para garantizar la resiliencia a largo plazo”, detalló el informe.

Se estimó que, en el caso de la capital, la falta de inversión en la infraestructura hidráulica y el creciente estrés hídrico requerirán 270,000 millones de pesos en inversión durante los próximos 50 años, monto que necesitaría una importante coordinación del gobierno federal y probablemente un aumento en los préstamos.

Manuel Perló, integrante del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM, explicó que conforme al artículo 115 de la Constitución Mexicana, quienes tienen la obligación de optimizar los servicios de agua potable, drenaje y saneamiento son los municipios mediante organismos operadores.

No obstante, comentó que no todas las administraciones cuentan con los recursos económicos y humanos para mantener y poner en marcha estas plantas de tratamiento.

“En cada región hay una organización especial para el manejo de los recursos hídricos, por ejemplo: en la capital del país si existe un ente que se encarga de todas las tareas es Sacmex. Pero hay lugares en donde los gobiernos estatales y municipales no tienen absolutamente la capacidad de manejar estos sistemas. Pero Conagua tampoco puede atenderlos, sería imposible”, admitió.

Perló considero pertinente hacer un llamado a la Conagua para que se consideren métodos alternativos en el tratamiento de aguas residuales, que si bien no podrán garantizar 100% del tratamiento del líquido, si podría ayudar a bajar los costos que las plantas generan en su funcionamiento.

Existen otros métodos que te permiten hoy en día, con sistemas menos complicados desde la perspectiva industrial, hacer una depuración de agua y para eso contamos con infraestructura verde que bien podría ocuparse. Si ha probado la instalación de humedales artificiales que pueden llegar a incluso a producir un agua tratada de excelente calidad.

AMLO defiende en Durango el proyecto de Agua Saludable para La Laguna