Obra del aeropuerto de Santa Lucía quedará lista en marzo de 2022: SEDENA

La central aérea está ubicada en el Estado de México, con operaciones civiles y militares, será inaugurada el 21 de marzo del 2022, como lo ordenó el presidente Andrés Manuel López Obrador a la Secretaría de Defensa Nacional (Sedena)

El encargado de la obra, Ingeniero Constructor, Gustavo Vallejo, no tiene duda ni opción. En este momento coordina a 1,500 militares y a unos 40,000 empleados civiles que laboran en tres turnos durante las 24 horas del día sin ningún tipo de obstáculo, todos bajo el lema del Agrupamiento de Ingenieros Militares Santa Lucía: Cumpliremos la misión.

Los trabajos constructivos en las instalaciones de la Base Militar Santa Lucía iniciaron el 17 de octubre del 2019 y, de acuerdo con el último dato público del 12 de julio del 2021, cuando faltaban 252 días para terminar, se tenía registro de un avance físico del 62.66%, incluidos los equipamientos. “Creemos que podemos salir a tiempo y demostrar que los proyectos de infraestructura se pueden hacer en tiempo y forma, alejados de actos de corrupción”, dijo el militar en un programa de televisión transmitido recientemente por el Canal Once.

En la parte financiera, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), detalló a finales del mes pasado: el avance acumulado al 15 de julio es de 68,522.1 millones de pesos, lo que representa el 80.7% respecto del monto total de inversión, de los cuales 18,158.4 millones de pesos corresponden a recursos fiscales y 50,363.7 millones de pesos al Fideicomiso Público de Administración y Pago de Equipo Militar.

Con dichas cifras el costo total, a la fecha, es de 84,907.7 millones de pesos, lo que representa un incremento del 7% respecto a lo presupuestado originalmente. En la entrevista televisiva, el Ingeniero Militar ofreció detalles del manejo de recursos: El proyecto se mantiene dentro del techo financiero.

Algo muy importante que quisiera recalcar es que han pasado casi dos años de la obra y hay una indexación con respecto a la inflación. Nosotros deberíamos estar solicitando alrededor de 2,500 millones de pesos para concepto de incremento de costos en acero, cemento, madera, salario… Nos hemos mantenido bajo un control férreo del gasto.

El aeropuerto que se luce

En los últimos dos meses, la Sedena ha invitado a diversos actores relacionados con el sector aéreo a visitar las obras y constatar sus avances, entre ellos: directores de aerolíneas, de aeropuertos, de hoteles, de restaurantes y secretarios de Turismo. Incluso han entrado al polígono gobernadores y académicos. Entre los invitados figura el presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), Francisco Solares, quien destacó los avances de las dos pistas comerciales y la militar (inaugurada en febrero pasado), el edificio terminal con el que se atenderán 1.5 millones de pasajeros por año durante la primera etapa, la torre de control y todas las instalaciones militares.

Sin embargo, dada su experiencia, destacó que “desgraciadamente” hay atrasos en las obras relacionadas con la conexión terrestre (carreteras, autopistas, mexibuses y ampliación de tren suburbano), las cuales ya no están a cargo de los ingenieros militares sino de los gobiernos de Hidalgo, Estado de México y Ciudad de México, además de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), apoyada con recursos de Banobras y el Fondo Nacional de Infraestructura.

«Los trabajos de conexión no van a la par del aeropuerto, donde me quedé sorprendido de los avances y la logística que emplean. Hay problemas de derechos de vía y trazos que se están atendiendo. Si no están listos los accesos el aeropuerto no podrá funcionar a su capacidad instalada”, detalló el representante de los constructores privados.

Entre los frentes de trabajo con menor avance destacan los relacionados con la terminal de carga, aduanas, el MRO (taller de mantenimiento, reparación y operación de aviones) y una zona de hangares, en donde hay tareas de limpieza de terreno, trazos, nivelación o excavaciones.

De acuerdo con videos difundidos de las visitas, los militares suelen mostrar con orgullo los baños temáticos del edificio terminal, la pista que usarán y el multicitado museo del mamut (Tierra de gigantes), donde hay restos de camellos, tigres diente de sable y osos perezosos. El AIFA va.