Buscarán que el programa LEEN llegue a 216 escuelas más en Querétaro

programa

Actualmente, con el programa La Escuela Es Nuestra (LEEN) se beneficia a mil 127 escuelas de educación básica en el estado de Querétaro; se pretende elevar la cifra a mil 343 centros educativos beneficiados

El senador Dr. Gilberto Herrera Ruiz y la delegada de la Secretaría de Bienestar Querétaro, Dra. Rocío Peniche Vera, solicitaron a la directora nacional de La Escuela Es Nuestra (LEEN), Arq. Pamela López Ruiz, que se extienda el programa para beneficiar a 216 centros educativos más en la entidad queretana.

A través de un diagnóstico, el legislador por Morena y la delegada de Bienestar, expusieron a la directora de LEEN, la realidad de la educación básica en el estado de Querétaro y la pertinencia de esta ampliación, así como los alcances que podría tener en beneficio de comunidades vulnerables.

En un comunicado, Herrera Ruiz señaló que actualmente, Querétaro cuenta con mil 127 centros educativos dentro del programa LEEN y que, de concretarse la autorización de incluir 216 más, esta decisión podría impactar positivamente en comunidades con grandes necesidades en 16 de los 18 municipios.

En este sentido, el Dr. Herrera Ruiz y la Dra. Peniche Vera reconocieron la nobleza del programa, a través del cual, Presidencia de la República focaliza su atención en comunidades muy vulnerables para que sean comités de padres de familia quienes ejerzan recurso público federal para la construcción y mejora de sus escuelas.

“La mayoría de las escuelas reciben 150 mil pesos y tienen una matrícula menor a 100 alumnos. Los padres de familia deben organizarse para atender las necesidades de sus escuelas y decidir lo que más convenga para la mejora del plantel y el desarrollo de sus hijos”, detalló la Dra. Peniche Vera.

Por su parte, el senador Herrera Ruiz destacó que aunado al proceso de empoderamiento que viven las comunidades al recibir sin intermediarios el recurso de este programa, para la infancia mexicana, que se enfrenta a grandes desventaja económicas y sociales, representa una oportunidad de vida al poder ejercer su derecho humano a la educación en condiciones dignas.

“Además de que es una forma para que la población tenga parámetros a partir de la experiencia propia y sepa el valor real de lo que se construye a nivel federal y en los gobiernos municipales y estatales”, indicó.