Del montaje a la manipulación

«A ver, fórmense otra vez, la toma está chingona”. Así fue como desde el Master de Televisa le pidieron al reportero en campo que pidiera a elementos de la extinta Agencia Federal de Investigación que volvieran a entrar a una casa donde supuestamente se encontraban varias personas privadas de su libertad por una inexistente banda que ese día se hizo famosa: Los Zodiaco.

Y lo hicieron. Volvieron a hacer su entrada triunfal para que las cámaras de televisión captaran el momento. Después se supo que todo había sido un montaje y, de hecho, de acuerdo con el experimentado periodista José Reveles, quien terminó abriendo la puerta de la finca donde supuestamente se realizó el operativo de rescate, fue un alto jefe policial llamado Luis, quien ahora enfrenta acusaciones por tortura.

En su libro “El Affaire Cassez”, Reveles Morado detalla cómo en aras de crearse una imagen pública el entonces precandidato presidencial Felipe Calderón Hinojosa se confabuló con el entonces jefe de la AFI, Genaro (preso en Estados Unidos) y Luis, para armar este circo invitando a Televisa y TV Azteca.

La francesa Florence Cassez fue recluida en la cárcel y sentenciada a 70 años de prisión por secuestro, aunque fue excarcelada luego de un escándalo diplomático con el gobierno de Francia. Sin embargo, Israel Vallarta, novio de la extranjera, aún se encuentra en prisión sin sentencia, igual que dos de sus hermanos.

Este escándalo ha revivido 16 años después, luego de la detención de Luis ‘C’ y de que el periodista Carlos Loret de Mola tuviese que cumplir un careo con Vallarta, luego de decenas de veces de negarse y poner pretextos. Al final, el exconductor consentido de Televisa salió a decir que la autoridad no pudo comprobar que habían hecho un montaje, aunque esa audiencia no era para demostrar eso, sino para que la defensa de Israel Vallarta pudiera demostrar que fue acusado falsamente y que su imagen fue vendida por la televisión como la de un despiadado secuestrador y criminal.

Lo que queda de fondo es que lo que hicieron Televisa y Televisión Azteca (aunque supieron hacerse a un lado), fue manipular hechos y una supuesta escena del crimen, fingir que cubrían un operativo policial en tiempo real y hacer que elementos de la policía actuaran como actores siguiendo un guión de telenovela.

Lo que hizo Televisa y sus periodistas, encabezados por Loret de Mola, fue aceptar una perversa relación de facto con la Policía Federal para dar un golpe mediático que elevara los ánimos de sus uniformados, el ego de sus jefes y la popularidad de quien un año después de esos hechos protestó como presidente de México.

Lo que sucedió aquel día fue la perversión del periodismo y su sometimiento a intereses políticos y corruptos, hechos que, además, son impunes.

*********

*Periodista, autor del “Manual de Autoprotección para Periodistas” y de la “Guía de buenas prácticas para la cobertura informativa sobre violencia”. Conduce el programa “Periodismo hoy”, que se transmite los martes a las 13:00 h, por Radio Educación.