SCJN discute despenalización de uso lúdico y recreativo de cannabis

cannabis

Se prevé que con este llamado del Poder Judicial el tema del cannabis sea ubicado con prioridad de parte de la nueva Legislatura que está por empezar periodo ordinario de sesiones

La Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) puso plazos, prórrogas y ultimátums para que el Poder Legislativo cumpliera la orden de legislar lo relativo al consumo del cannabis y sus derivados, abarcando todos los usos, incluido el uso medicinal e industrial y el uso adulto llamado recreativo, pero ya pasaron 3 años y el Legislativo no logró cumplir, de modo que hoy la Corte retoma el tema.

Los especialistas y observadores del proceso esperan que con esto se reactive la discusión sobre la inconstitucionalidad de la prohibición del uso de la cannabis y ya llegue la hora de que México defina el rumbo de este nuevo sector que puede abrir oportunidades de desarrollo económico en muchos aspectos como ya está sucediendo en otros países.

Se prevé que con este llamado del Poder Judicial el tema del cannabis sea ubicado con prioridad de parte de la nueva Legislatura que está por empezar periodo ordinario de sesiones. Se espera que el pleno de la SCJN emita hoy una declaratoria general de inconstitucional (DGI) como resultado de la instrucción que dio hace casi 2 años de emitir una ley, y que el Legislativo no cumplió.

Entrevistado al respecto, Juan Carlos Castillo, abogado especializado que ha seguido de cerca todo este extendido proceso de regulación de cannabis, hace ver el riesgo de que aun con la declaratoria de la Corte el país no salga del mismo escenario incierto en que se ha mantenido desde que inició la discusión por ahí del 2018.

“El riesgo es que el país se mantenga en el mismo escenario incierto porque al final no tenemos una reforma a la ley general en salud. México necesita que se implemente una política publica de manera muy especifica”, observó.

Pero por lo pronto, nos explica que para que sea aprobada hoy la declaratoria en la SCJN, tiene que ser respaldada por al menos 8 de los 11 ministros que conforman el pleno. Recordemos que el Pleno de la Corte se conforma por dos salas; con 5 ministros en la primera y 5 ministros en la segunda, más el ministro que funge como presidente en toda la sala con voto de calidad.

La ministra Norma Lucía Piña Hernández fue quien presentó inicialmente el proyecto de DGI, y será quien hoy vuelva a poner el tema sobre la mesa, pero lo importante que verdaderamente genere el camino para los siguientes pasos, es decir una política pública, una legislación o una regulación ya determinante que defina cantidades sobre lo que se podrá portar de cannabis en México, que es lo que el Congreso de la Unión ha dejado pendiente con la discusión iniciada y no culminada.

¿Qué efectos tendría la DGI en caso de que se aprobara el proyecto en el Pleno de la SCJN? De acuerdo con un análisis de México Unido contra la Delincuencia (MUCD), se publicaría la Ley General de Salud (LGS) sin los artículos que prohíben o limitan el uso adulto de cannabis, pues el Poder Judicial sí tiene la facultad de eliminar porciones normativas.

Sin embargo, no tiene capacidad de realizar más cambios -la creación de cambiar y hacer nuevas leyes es atributo exclusivo del Legislativo-, lo que quiere decir que aún con la declaratoria de inconstitucionalidad, todo el sistema penal seguirá intacto: todas las actividades relacionadas con la cannabis continuarán siendo delitos.

Sobre el uso medicinal, por lo mismo sigue incompleto

Juan Carlos Castillo expone que mientras siga atorado ese aspecto legislativo, tampoco es posible seguir avanzando en otros rubros relativos al tema de uso medicinal de cannabis, porque si bien quedó cubierto con el reglamento de la Ley General de Salud publicado el 12 de enero de 2021, fue en forma parcial porque faltan definiciones para toda la cadena de producción, empezando por la siembra.

Entre otros puntos en los artículos transitorios del reglamento, la Cenasica -organismo dependiente de la Secretaria de agricultura- debía haber emitido las normas relativas a la siembre en mayo pasado, pero ello no ha sucedido.

Por otro lado, afirma, aquellos productos que no tienen derivados farmacológico no están cubiertos por el mencionado reglamento del uso medicinal de cannabis.

¿Qué pasa con cosméticos, con suplementos alimenticios, con cuidado personal e incluso con alimentos?, ¿Qué pasa con todos esos productos que en términos de la Ley General de Salud debieran estar en estricto sentido bajo el paraguas de esta regulación sanitaria que debe terminar de expedir Cofepris?”, se pregunta el especialista y explica que esas ausencias al reglamento expedido de cannabis hacen ver que le faltan aún varios brazos, pero para ello falta la base que tiene pendiente de definir el Poder Legislativo.

Por otro lado está el uso personal o adulto

El otro tema es el relativo a los otros usos del cannabis que se ha estado discutiendo en el Congreso desde hace tres años, como resultado de las resoluciones de la SCJN que incluso al haber reunido cinco resoluciones en el mismo sentido, conformaron una jurisprudencia y consideraron que  la prohibición al uso personal del cannabis era inconstitucional porque acotaba el libre desarrollo de la personalidad.

Todo este escenario llegó a la Corte, se les hizo ver y en el Pleno se concluyó que dada esa realidad en el consumo del cannabis, que es una decisión personal en adultos, el Legislativo no puede prohibir el uso adulto del cannabis, porque su uso es un componente del libre desarrollo de la personalidad. El aspecto que sí debe acotarse y cuidarse es el consumo entre adolescentes donde sí hay riesgo de salud, y es donde las autoridades de salud deben generar programas de prevención y protección.

El Senado lo aprobó, pero Diputados lo tornó en un frankestein

Hay que recordar que el Senado tomó el tema e ingresó una iniciativa, la discutió y generó una nueva versión que incluyó también el enfoque medicinal, y fue aprobada en el primer trimestre de este 2021; de ahí es enviada como corresponde a la Cámara de Diputados como cámara revisora.

Los diputados empezaron discutiendo con mucha seriedad la iniciativa, pero en algún momento decidieron sólo centrarse en legislar el uso adulto y los aspectos industriales del cáñamo, etcétera, dejando fuera el uso medicinal argumentando que ya había un reglamento emitido por Cofepris. De facto sacaron lo medicinal, sin considerar que el reglamento sobre el rubro sanitario estaba cojo y requería claridad con un andamiaje legislativo completo.

Así, lo que se termina generando en la Cámara de Diputados es un frankestein completamente diferente a la propuesta que el Senado les había entregado. Entonces cuando regresa al Senado con la minuta de los comentarios de Diputados, los senadores analizan y no alcanzan a tener a tiempo su posición pues el plazo de la última prórroga otorgada por la Corte vencía el 30 de abril. Por tanto, el Senado ya no alcanza a pronunciarse y los legisladores deciden ser pragmáticos y dejar que la SCJN, al ver no que el Congreso no cumplió, den el paso siguiente que es la declaratoria general de inconstitucionalidad.

En todo esto, lo importante, nos hace ver Juan Carlos Castillo, es que con la instrucción de la Corte, el tema otra vez entre a la agenda política, se reactive la discusión para el siguiente periodo ordinario, le den prioridad los legisladores, lo discutan y se pueda detonar finalmente un circulo vicioso. “Lo ideal es que haya convergencia por parte de la instrucción judicial, a través de la corte, que haya voluntad legislativa por parte del congreso y voluntad jurídica por parte de los reguladores y por supuesto la participación activa de la sociedad, para que con los 4 frentes dispuestos, se genere una discusión robusta para ya ejecutar, materializar la política pública a través de una ley emitida por el Congreso y a través de claridad en las distintas regulaciones entre ellas la medicinal”.