Hallan muerto a John McAfee en prisión de Barcelona, después de aprobarse su extradición a EU

El fundador del antivirus McAfee, John McAfee, fue hallado muerto en su celda en la prisión de Brians 2, en Sant Esteve de Sesrovires, Barcelona, según fuentes policiales

John David McAfee, creador de uno de los principales antivirus informáticos y pendiente de extradición a Estados Unidos por presunto delito fiscal, fue encontrado muerto la tarde de este miércoles en la celda que ocupaba en el módulo 1 del Centro Penitenciario de Brians 2 de Sant Esteve Sesrovires, Barcelona, donde estaba ingresado, han explicado a Europa Press fuentes penitenciarias.

El empresario de 75 años y había ingresado en prisión en de octubre de 2020, por orden de la Audiencia Nacional en España.

Los profesionales de vigilancia y los servicios médicos de la prisión intervinieron de manera inmediata para practicar maniobras de reanimación, pero finalmente los médicos certificaron la muerte de McAfee, informó la Conselleria de Justicia de la Generalitat.

La comitiva judicial se desplazó al centro penitenciario e investiga las causas del deceso aunque, según ha indicado la Generalitat, «todo apunta a que podría tratarse de una muerte por suicidio».

La justicia española había autorizado la extradición a Estados Unidos de John McAfee, según un comunicado difundido la mañana de este miércoles.

El empresario, que en los últimos años se dedicó a comerciar criptomonedas, fue detenido en octubre del año pasado en el aeropuerto de Barcelona y puesto en prisión preventiva a la espera de que se resolviera el pedido de extradición.

Las autoridades estadounidenses habían solicitado la extradición alegando que McAfee, de 75 años, ganó más de diez millones de dólares entre 2014 y 2018 gracias a la actividad con criptomonedas, servicios de consultoría, conferencias y la venta de derechos para la realización de un documental sobre su vida.

Sin embargo, «no presentó declaraciones de impuestos durante ninguno de esos años y no pagó ninguna de sus obligaciones fiscales», según recoge el auto de la Audiencia Nacional, un alto tribunal con sede en Madrid.

«Para ocultar sus ingresos y activos», el reclamado «ordenó el pago de una parte de sus ingresos a testaferros y puso propiedades a nombre de estos», añade el auto citando la argumentación de la administración fiscal estadounidense, que estima la deuda del empresario en 4,2 millones de dólares antes de multas e intereses.

La Audiencia Nacional accedió a la extradición por un presunto delito fiscal en los ejercicios 2016, 2017 y 2018.

McAfee hizo fortuna en los 1980 con su antivirus epónimo, que todavía luce su nombre.

En los últimos años se convirtió en todo un gurú del mundo de las criptomonedas, y llegó a afirmar que ganaba con ellas 2,000 dólares al día. Su cuenta de Twitter cuenta con más de un millón de seguidores.

A propósito de este negocio, el empresario fue inculpado en marzo por la justicia de Estados Unidos, en otra causa distinta, por valerse presuntamente de información privilegiada y sacar beneficio de ella en la venta de criptomonedas.

En un tuit publicado en su cuenta el 16 de junio, McAfee escribió que las autoridades norteamericanas creen que tiene «criptomonedas ocultas».

«Me gustaría tenerlas», pero «mis activos restantes están todos confiscados. Mis amigos se evaporaron por miedo a que los asociaran conmigo. No tengo nada. Y no lamento nada».