UEFA rechaza iluminación arcoíris en estadio de Múnich para el partido entre Alemania y Hungría

estadio

La UEFA rechazó una solicitud para iluminar, con los colores de la bandera LGTBI+, el estadio Allianz Arena de Múnich que albergará el encuentro entre Alemania y Hungría correspondiente a la tercera jornada del Grupo F, conocido como «Grupo de la muerte»

La Unión de Federaciones Europeas de Fútbol​ UEFA rechazó el pedido del ayuntamiento de Múnich para iluminar su estadio con los colores de la bandera arcoíris en el último partido de la fase de grupos de la Eurocopa, que enfrentará a Alemania y Hungría el miércoles.

El órgano rector del fútbol europeo dijo en un comunicado el martes que entiende la intención que hay detrás de la propuesta, pero “debe rechazar esta solicitud», por su contexto político, “un mensaje que apunta a una decisión tomada por el parlamento nacional de Hungría”.

La solicitud del alcalde de la ciudad, Dieter Reiter, en nombre del gobierno local dejaba claro que quería protestar contra una ley aprobada por los legisladores húngaros la semana pasada y que prohíbe compartir con menores cualquier contenido que aborde la homosexualidad o la reasignación de sexo. Grupos de derechos humanos calificaron la norma como discriminatoria para la comunidad LGBT.

El ministro de Exteriores de Hungría, Péter Szijjártó, criticó el plan alemán el lunes.

“En Hungría hemos aprobado una ley para proteger a los niños húngaros, y ahora en Europa occidental están quejándose por ello», afirmó Szijjártó en Luxemburgo. “Quieren expresarlo incluyendo la política en un evento deportivo, que no tiene nada que ver con la aprobación de leyes nacionales».

La UEFA señaló que cree que “la discriminación solo puede combatirse en estrecha colaboración con otros” y propuso que Múnich ilumine el estadio con los colores de la bandera arcoíris que representa al colectivo el 28 de junio, por el Día del Orgullo en Berlín, o entre el 3 y el 9 de julio, cuando se celebra en la ciudad.

El organismo apuntó que estas fechas “se alinean mejor con los eventos ya existentes”.

La UEFA dijo que entendía la intención del gobierno local de enviar un mensaje para promover la diversidad y la inclusión pero destacó que es una “organización neutral en política y religión”.

Michael Roth, ministro alemán para Europa, afirmó que la decisión del organismo era “amarga, pero esperada”, y pidió a los aficionados que acudan a las gradas que muestren sus colores.

“¡Sean un ejemplo de diversidad y solidaridad con el colectivo LGBTI en Hungría y en toda Europa! ¡Los derechos LGBTI son derechos humanos», escribió Roth en Twitter.

El gobernador de Baviera, Markus Söder, lamentó también la decisión de la UEFA señalando que “habría sido una muy buena señal de tolerancia y libertad. Tenemos que luchar contra la exclusión y la discriminación”, dijo Söder en un mensaje en la misma red social.

Carl Nassib se convierte en el primer jugador abiertamente gay en la NFL

FIFA sanciona a México por grito homofóbico: partidos a puerta cerrada y multa