A un año tres meses, Estrategia Fuerza IMSS llega tarde: médicos

El IMSS lanzó un programa para atender la salud emocional de su personal. Foto: Especial
El IMSS lanzó un programa para atender la salud emocional de su personal. Foto: Especial

A principios de mes, el IMSS y el Sindicato Nacional de Trabajadores del Seguro Social (SNTSS) dieron a conocer esta estrategia, a través de la cual se brindarán las herramientas al personal que ha enfrentado la emergencia sanitaria por COVID-19, a fin de fortalecer su salud emocional

“A un año tres meses de que iniciara la pandemia, se nos va a hacer caso y las autoridades finalmente entendieron que es una situación muy emocional y sentimental fuerte en la que trabajamos no solo los médicos, sino todo el personal durante la contingencia sanitaria por el Covid-19”, estas fueron las palabras de Jesús López Velasco, uno de los doctores que actualmente se encuentra bajo tratamiento psiquiátrico.

“Me diagnosticaron trastorno mixto de ansiedad y depresión; la ansiedad por el miedo a contagiar a mi esposa e hijos y depresión por todo lo que está pasando, porque la pandemia nos cambió 360 grados la vida, entonces estoy bajo tratamiento con ansiolíticos y antidepresivos, y actualmente estoy en proceso, es decir, apenas tengo un mes bajo tratamiento y todavía sigo presentando episodios de ansiedad y depresión”.

A principios de mes, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y el Sindicato Nacional de Trabajadores del Seguro Social (SNTSS) dieron a conocer la Estrategia Nacional para el Fortalecimiento Emocional de los Trabajadores del IMSS-SNTSS Fuerza IMSS, a través de la cual se brindarán las herramientas al personal que ha enfrentado la emergencia sanitaria por Covid-19, a fin de fortalecer su salud emocional.

López Velasco consideró que este programa debió haber sido puesto en marcha a los tres meses de que inició la pandemia.

“Se tardó nuestra institución en dar este tipo de atención, porque realmente desde el principio tal vez esto lo hubiéramos podido manejar mejor, porque somos humanos y los médicos no lo sabíamos todo; no sabíamos a qué realmente nos enfrentábamos. Al principio creíamos que era una gripa, pero después vimos compañeros muertos y realmente emocionalmente sí nos afectó”.

Describió que hubo varias situaciones que lo afectaron emocionalmente, una de ellas fue perder a una amiga y colega, quien murió al contagiarse en el hospital en el que trabajaba; y otro momento fue cuando, estando en el área Covid-19, estuvo al pendiente de un paciente que un día tenía 92 de saturación y a los días falleció.

“Cuando falleció la primera compañera, amiga, porque era mi amiga, me afectó emocionalmente; incluso no quería entrar al acto que se le hizo, estaba afuera, en el estacionamiento del hospital en el que ella laboró durante nueve años. Recuerdo que pasó su mamá con sus cenizas y a mí en lo particular me afectó muchísimo; duré dos semanas llorando la muerte de mi amiga”.

Estrategia debe ir más allá: Colegio Médico

José Ramón Rivera Ruiz, presidente del Colegio Médico de Querétaro, es otra de las personas que considera que esta estrategia se tardó en ser puesta en marcha, porque hubo colegas que renunciaron al ver la gravedad de la situación a quienes, sobre todo, no se les suministraba equipo.

“La verdad es que lo dijimos con la vacuna y yo lo digo ahora como trabajador IMSS y también creo que esta estrategia a nivel instituto se tardó, porque a nivel estatal hay una línea de teléfono donde se daba apoyo a los trabajadores del área de la salud”.

Confió, sin embargo, en que no solo los médicos que están en área Covid-19 se vean beneficiados, sino todo el personal que considere que desde que inició la pandemia se ha visto afectado emocional y psicológicamente; incluso planteó que también se debería dar atención a los médicos de otros institutos y del área privada.

“Cada instituto planteará su propia estrategia, los que trabajan en el IMSS, en el sector salud, en el ISSSTE y en Pemex, pero también se debería considerar al personal que trabaja en los hospitales privados, creo que esta estrategia debe ir más allá de una atención exclusiva del IMSS y ser dirigida tanto a médicos como enfermeras, camilleros, asistentes, trabajadores sociales, nutriólogos y personal del área de mantenimiento, porque hay mucha gente atrás de los médicos, que son los que dan la cara, y si se pudiera generalizar estaría mejor, porque todas estas personas que te menciono son madres y padres, son hermanos y son hijos, y probablemente en algunos casos hayan perdido a un familiar o saben de un caso cercano, y eso emocionalmente también les afecta a ellos y no solo a quien entra al área Covid-19”.

Recordó que en los primeros días de la pandemia tuvo conocimiento de 30 médicos que renunciaron al hospital del IMSS que se encuentra en El Marqués, porque no les suministraban equipo y prefirieron no poner en riesgo su vida, ni la de su familia.

“Supe de al menos 30 compañeros que renunciaron al Hospital del IMSS de El Marqués, que renunciaron y dijeron: ‘yo ya no puedo, renuncio’; creo que todos ponemos como prioridad la familia y decimos: ‘bueno, yo, como quiera, pero la familia’… Así que lo que empezamos a hacer fue cambiar hábitos”.

Emociones no se pueden controlar: especialista

El psicólogo Juan Carlos García Ramos, integrante de la clínica virtual de duelo de Querétaro, explicó que este programa de Internet a distancia nació para ayudar a contener las reacciones emocionales que se estaban presentando en el personal que atendía a personas contagiadas de Covid-19 y que implicaba mucho el temor de poder contagiarse e infectar a la familia.

“A veces era más la preocupación por la familia, que por ellos mismos; de tal manera que muchos médicos salían a su casa y se ubicaban en otro lugar para que de manera cotidiana pudieran ir a su lugar de trabajo y volver a una casa, un departamento o un hotel, y en otras ocasiones optaban por llevar a sus hijos con sus abuelos para que ahí se quedaran mientras esto pasaba”.

Entre las reacciones psicológicas que el personal médico tuvo, tenía y sigue teniendo en menor medida están la ansiedad, temor, preocupación, angustia y rechazo a alguna de las actividades que estarían realizando en el área hospitalaria.

“Esta afectación se da al momento de atender a los pacientes que muchas veces llegaban a una etapa crítica y fallecían, o de pronto que estaban en una situación grave y milagrosamente salieron adelante y se recuperaron; y todo ello conlleva una serie de reacciones emocionales, a veces, encontradas o ambivalentes que cuestionan el desempeño médico, el sentido de vida del médico y que los lleva de pronto a desbordarse con estas emociones que no las pueden controlar”.

Enfatizó que la clínica virtual de duelo que fue instituida a mediados del año pasado por el Consejo Nacional De Salud Mental, en donde, a distancia, el personal de salud que tuvo una experiencia de haber presenciado la muerte de un paciente requería de esa ayuda por las implicaciones de haber perdido al paciente y darse cuenta de que su esfuerzo no había sido suficiente.

“La clínica realiza entrevistas para el manejo de la ansiedad, depresión y en algún momento del estrés postraumático, que es uno de los cuadros que se presentan de manera crónica ante esta respuesta inadecuada o difícil que el personal tiene ante lo que está viviendo”.

No informa

Desde el pasado 3 de junio, “Códigoqro” solicitó, vía comunicación social, una entrevista para conocer detalles de esta estrategia, pero, al 17 de junio, no hubo respuesta de esa área. Martha Eloísa Sánchez Vázquez, delegada del IMSS en Querétaro, se limitó a manifestar que este programa arrancó el 17 de junio.

IMSS llama a donar sangre de manera altruista bajo medidas sanitarias