Piden a la autoridad municipal investigar al titular de Maxei

Comerciantes del Centro Histórico pidieron investigar a Sergio Jerónimo Sánchez Sáenz al frente del Centro Cultural Maxei. Foto: Especial
Comerciantes del Centro Histórico pidieron investigar a Sergio Jerónimo Sánchez Sáenz al frente del Centro Cultural Maxei. Foto: Especial

La Asociación de Empresarios y Residentes del Centro Histórico solicitó investigar la administración de Sergio Jerónimo Sánchez Sáenz al frente del Centro Cultural Maxei

En rueda de prensa, Alfredo Serrano Valdés, presidente de la Asociación de Empresarios y Residentes del Centro Histórico, pidió a las autoridades municipales investigar la administración de Sergio Jerónimo Sánchez Sáenz al frente del Centro Cultural Maxei, ubicado en la calle Mimiahuapan en Vista Alegre Maxei, pues asegura que esta persona ha protagonizado “muchos problemas” desde los 90 y ahora lo hace con los ambulantes del andador 5 de Mayo.

“Que se haga una investigación al Centro Cultural Maxei que es el que dirige Jerónimo Sánchez; recordemos que esta persona viene protagonizando muchos problemas desde los 90 hasta el día de hoy. Le pedimos a nuestra autoridad que revise ese centro cultural porque si realmente esa persona se dedica a la cultura no estaría haciendo este tipo de eventos (ambulantaje en andador 5 de Mayo) y sabemos que hay una colonia irregular que se llama igual, entonces que investiguen para que este tipo de cuestiones y situaciones dejen de suceder”.

El presidente agregó que la presencia de los ambulantes sobre el andador que llega a Plaza de Armas, no solamente ha afectado económicamente a los locatarios de la zona; sino hasta psicológica y emocionalmente porque sienten frustración al no poder hacer nada e incluso los que viven en el Centro Histórico se quejan por la imagen de limpia y segura se ha quedado en el pasado.

“Ha sido hasta traumático porque no se puede hacer nada, estas personas a dónde van al baño, están durmiendo en la calle, aquí a veces se ponen a tomar, entran a las cantinas y salen tomados; entonces nuestro entorno de vida era muy tranquilo, hoy se ha vuelto un total infierno, a mí antes me gustaba pasar por ahí, hoy ya ni paso por ahí, entonces la vida y el comercio aquí ha cambiado en un 100 por ciento, podíamos salir a las 12 de la noche, o más, y no había ningún conflicto y ahora están tomando, niños orinando en la calle y por las noches ahí se duermen”.