Necaxa, el primer club que se vende en bitcoins

Necaxa

El nuevo grupo propietario, encabezado por Albert Tylis, Sam Porter, Eva Longoria y Mesut Ozil, ha puesto en venta el 1% del equipo a través de una subasta NFT. Es la primera vez que un club ofrece un interés de propiedad en criptomonedas

Los Rayos del Necaxa han sido pioneros de varios logros en México. En 1935 impusieron la primera marca de más triunfos consecutivos (12), en 1961 derrotaron al Santos de Pelé, en 2000 fue el primer mexicano Top 3 de un Mundial de Clubes y ahora, en 2021, se convierten en los primeros en vender sus acciones en criptomonedas.

Esto último no solo es inédito en México, sino a nivel mundial: “Es el primero de su tipo con un Ownership Interest (interés de propiedad) en los deportes profesionales mediante un Non-Fungible Token (activo digital único no tangible)”, dice el nuevo sitio web del club: necaxanft.com

Y para invitar al público a ser parte de esta innovación, agregan: “Es una oportunidad de ser la primera y única persona en el mundo en poseer este pedazo de historia”.

Los Rayos ofertan el 1% de sus acciones “acuñadas en una cadena de bloques (blockchain) para siempre”. El comprador también tendrá acceso exclusivo al equipo y sus instalaciones, entradas para partidos de local y visitante, anillo de campeonato y productos oficiales.

La subasta estará disponible hasta el 18 de junio en dicho sitio web con una oferta inicial de 1.3 millones de dólares. Eso quiere decir que el nuevo propietario del Necaxa deberá pagar alrededor de 26 millones de pesos por ese 1% de participación.

El mercado de NFTs vive su apogeo con productos muy costosos, como los coleccionables NBA Top Shot y de los Golden State Warriors. Sin embargo, lo del Necaxa es único porque ningún equipo había subastado un porcentaje de su propiedad en el mercado de las criptomonedas.

¿Y de dónde viene esta idea? De los nuevos propietarios. El 24 de mayo, Mikel Arriola, presidente de la Liga MX, confirmó la inversión extranjera a cambio del 50% de la propiedad del club.

El grupo está formado por 10 inversores, pero los principales son los estadounidenses Albert Tylis, empresario de la industria inmobiliaria, y Samuel Porter, ejecutivo con experiencia en puestos senior en sus otras dos propiedades futbolísticas: el DC United de la MLS y el Swansea City de la segunda división de Inglaterra.

El resto de inversores son la actriz Eva Longoria, el futbolista campeón del mundo Mesut Özil, la modelo Kate Upton, el beisbolista Justin Verlander, el basquetbolista Victor Oladipo, el esquiador Bode Miller y dos ex estrellas de la NBA: Richard ‘Rip’ Hamilton y Shawn ‘The Matrix’ Marion.

El mundo ya empieza a saber quién es el Necaxa pese a su bajo perfil dentro y fuera de la cancha.

Los Rayos ocupan el puesto número 10 de 18 dentro del ranking de popularidad de equipos en México con apenas un 2% de aficionados (Consulta Mitofsky 2020) y fueron el último lugar del torneo Guardianes 2021 con 11 de 51 puntos posibles. Entonces, ¿por qué los inversores se fijaron en ellos?

“El hecho de que sea un club del nivel de Necaxa tiene mucho sentido porque no hay tanto riesgo como si fuera el América, porque ahí ya estás hablando de cantidades más grandes. Puedes invertir en un club de menos valor y ver un mejor retorno. Necaxa está valuado en alrededor de 130 millones de dólares, cinco o seis veces menos que Chivas o América, según Forbes”, analiza Walter Franco, gerente de proyectos con clubes de futbol profesionales radicado en Estados Unidos.

El especialista confirma a este diario que Tylis y Porter, los principales inversores, “son personas que conocen el lado de negocio del futbol”, serias y que “seguramente hicieron una amplia investigación” antes de poner su dinero en el futbol mexicano. En el currículum de estos empresarios se encuentra la construcción del Audi Stadium en verano de 2018 como nueva casa del DC United, uno de los recintos más modernos de Estados Unidos.

También lograron fichar al ex estrella del Manchester United, Wayne Rooney, para que jugara un par de años en la MLS, lo que corrobora su habilidad para gestionar. En el plano individual, Sam Porter fue galardonado por The Leaders and Aspire Academy como uno de los líderes más importantes de su país con menos de 40 años (en 2017).

Su compromiso y calidad está garantizada, pero la incertidumbre está en cuál es su objetivo en Necaxa: “El panorama es bueno, será cuestión de ver cómo van a manejar la inversión: si va a ser rentable o lo quieren como un negocio de desarrollar y vender jugadores. Si la idea es que sea un club rentable, tiene que maximizar, a fuerzas, el valor de sus derechos de TV en EU y eso va a ser complicado porque no se venden en colectivo. Tal vez saben algo más, como que en el futuro sí habrá una fusión entre Liga MX y MLS”, destaca Franco.

Los Rayos se han caracterizado por un modus operandi para obtener ingresos: comprar jugadores baratos y revenderlos al doble o triple de su precio, como hicieron con Mauro Quiroga, Edson Puch o Claudio Baeza. Sin embargo, eso lo hacen con extranjeros, no con canteranos.

Por lo pronto, el especialista explica que esta venta del 1% a través del sitio NFT es un golpe mediático no solo para el club hidrocálido, sino para el futbol mexicano: “Esto puede ser un punto de inflexión para que los inversionistas americanos vean potencial en el futbol mexicano (…) El hecho de que tengas estos inversionistas, como un alemán ganador de un Mundial, va a generar más atención hacia la propia Liga MX”.

Franco recordó que, apenas en abril de 2020, el presidente de Orlegi Sports (dueño de Santos Laguna y Atlas), Alejandro Irarragorri, redactó una carta en la que expuso que “los dueños en el futbol mexicano están en extinción” y que por eso “la multipropiedad ha llegado a niveles insospechados, porque no generamos apetito ni certidumbre para atraer inversionistas”. Un año después, ha llegado el capital estadounidense al Necaxa.

“Entrar a patrocinar a Necaxa es acoplar una acción que está devaluada a un precio desfondado con la misión o expectativa de incrementar en valor esa acción. No lo veo como una inversión divorciada de la realidad”, analiza Laurence Newell, director general de Brand Finance para el continente americano.

“El futbol mexicano tiene la enorme ventaja de no solamente tener millones de aficionados en su país, sino también otros 30 o 40 millones en Estados Unidos. Es un vehículo interesante de, relativamente, bajo riego, con que le vaya una décima mejor al Necaxa”.

Los interesados en comprar el 1% del Necaxa deberán registrarse en el sitio NFT para recibir más información financiera. Primero obtendrán un acuerdo de confidencialidad y después tendrán acceso a una sala de datos que incluye documentación legal y una reunión con la directiva actual, en la que todavía se encuentran los mexicanos Ernesto y Santiago Tinajero con el 50%.

Por ahora, Eva Longoria presume una gorra y una taza con el logo del Necaxa, al igual que Mesut Özil, hablando desde Turquía del equipo donde destacaron Alex Aguinaga y Adolfo Ríos. Los Rayos ya no son solo hidrocálidos. Ya le pertenecen a la audiencia global.

Liga MX bloquea la venta digital

Unas horas después del anuncio de la venta del 1% del Necaxa a través de su sitio NFT, la Liga MX emitió un comunicado para aclarar que realizar eso no está bajo la normatividad vigente:

«De acuerdo con nuestra normatividad, los certificados de afiliación no pueden ser traspasados ni modificados bajo ninguna figura distinta a la de la aprobación expresa de la Asamblea de la LIGA MX y confirmación del Comité Ejecutivo y/o de la Asamblea General de la Federación Mexicana de Futbol conforme a nuestros reglamentos.

«Por lo tanto, la participación accionaria directa o indirecta de un Club de la LIGA MX no está sujeta a ningún tipo de intercambio, o compra por ningún medio o forma de pago (incluidos los NFT’s por sus siglas en ingles Token no Fungible), distinto a los reconocidos previamente en nuestros reglamentos».

La liga también señaló que la posición oficial de los nuevos propietarios del club, 10 personajes que poseen el 50%, deberá ser confirmada por el Comité Ejecutivo o Asamblea General de la Federación Mexicana de Futbol (FMF), para poder modificar el certificado de afiliación del Necaxa conforme a la ley.

Por último, informó que cualquier cambio de accionistas del club hidrocálido «estará sujeto al cumplimiento de los requisitos anteriormente descritos», por lo que los nuevos dueños deberán gestionar su posición con base al reglamento para ser aceptados al 100% por las autoridades del futbol mexicano.