Joe Biden pone fin al programa “Quédate en México”

Quédate en México

Estados Unidos dio por terminado el plan «Quédate en México», pactado por AMLO y Donald Trump, mediante el cual Washington devolvió a nuestro país a más de 68 mil solicitantes de asilo para esperar a que se resuelva su petición

Estados Unidos terminó formalmente la política de asilo «Quédate en México» instaurada por el expresidente Donald Trump ante la creciente llegada de inmigrantes indocumentados a la frontera sur del país, informó el día de ayer el gobierno de Joe Biden.

Bajo el controvertido programa Protocolos de Protección al Migrante (MPP), decenas de miles de solicitantes de asilo, en su mayoría de Centroamérica, fueron enviados de regreso a México en los últimos dos años en espera de la resolución de sus casos.

«El MPP ya no es una herramienta necesaria o viable», dijo el titular del Departamento de Seguridad Interior (DHS) estadounidense, Alejandro Mayorkas, en un memorando al anunciar la cancelación.

Según su evaluación, el programa no ha mejorado la gestión de la frontera, ni sirve a los objetivos de Biden de atender las razones fundamentales que motivan la inmigración irregular.

Mayorkas dijo que el MPP no resolvió los problemas de seguridad, ya que más de una cuarta parte de los inscritos en el programa fueron interceptados intentando cruzar nuevamente la frontera.

Tampoco agilizó los trámites, aún más retrasados con la pandemia de Covid-19, que provocó el cierre temporal de los tribunales migratorios.

Unas 68,000 personas fueron regresadas a México en el marco del «Quédate en México», según cifras oficiales estadounidenses.

El MPP, anunciado en diciembre de 2018 por el gobierno de Trump, y especificado en un documento el 25 de enero de 2019, fue suspendido apenas asumió el cargo Biden el 20 de enero de este año.

Luego, el 2 de febrero, Biden firmó un decreto instruyendo al DHS a revisar el programa. La Casa Blanca dijo entonces que el MPP había llevado «a una crisis humanitaria en el norte mexicano».

Mayorkas señaló que unos 11,200 solicitantes de asilo inscritos en el MPP ya ingresaron a Estados Unidos a tramitar sus pedidos en el marco de la primera fase de desmantelamiento del programa, que continuará implementándose.

«Esta es una gran victoria. La política de retorno forzoso fue cruel, depravada e ilegal, y nos alegra que finalmente haya sido revocada», dijo Judy Rabinovitz, abogada de la Unión Estadounidense de Libertades Civiles (ACLU), que había demandado esa política ante la justicia.

La ACLU y otros activistas insisten ahora en que Biden ponga fin al «Título 42», también de la era Trump, que permite expulsar inmediatamente a inmigrantes indocumentados que lleguen al país a raíz de la pandemia, aunque sean solicitantes de asilo.

Respuesta republicana

Los republicanos han criticado las medidas de Biden, incluyendo el fin del programa MPP, diciendo que alentó la llegada de migrantes a la frontera entre Estados Unidos y México en los últimos meses.

A México, el programa “Quédate en México”, lo había convertido en un tercer país seguro, donde el gobierno del presidente López Obrador le representó una dura carga en cuestiones de logística, pero sobre todo, los derechos humanos de los migrantes fueron, en muchos de los casos, vulnerados por el crimen organizado.

Con información de El Economista