Malas propuestas para proteger al periodismo

En 2005 el reportero Alfredo Jiménez Mota desapareció en Hermosillo, Sonora, y desde entonces nadie sabe de su paradero; entre 2007 y 2009, la redacción del periódico «El Imparcial», fue objeto de agresiones físicas y amenazas por parte de grupos del crimen organizado.

En lo que va de este año se han registrado al menos tres agresiones contra periodistas en ese mismo estado, que se suman a otras más ocurridas en 2020, que terminaron con al menos dos asesinatos de periodistas.

Sonora ha sufrido durante casi 20 años los embates de grupos criminales y atentados contra la libertad de expresión, es una entidad donde ningún gobierno ha hecho algo por reducir las vulnerabilidades de quienes hacen periodismo.

A finales de 2012, estuve en Hermosillo impartiendo un taller de autoprotección para periodistas, organizado en forma conjunta por dos de las universidades más importantes del estado, la Universidad de Sonora y la Universidad de Kino. Hubo personas funcionarias y congresistas presentes, además de autoridades universitarias y, por supuesto, una treintena de colegas.

De ese taller emanó un documento en el que el gremio propuso a los poderes Ejecutivo y Legislativo de la entidad crear una ley de protección. Ninguna autoridad hizo nada.

Este lunes, Ernesto Gándara Camou, candidato al gobierno del estado por la coalición que integran el PRI, PAN y PRD hizo una propuesta preocupante: crear “un padrón digital de periodistas para respaldarlos y protegerlos ante amenazas”.

No es el primero que propone algo así y normalmente proponen estas cosas a partir de su ignorancia sobre estos temas. Incluso hay colegas periodistas que lo ven con buenos ojos, porque creen que sirve.

No es así. Crear un patrón de periodistas eleva los riesgos: es dar información personal a quien ni la necesita ni debe tenerla. Querer tener padrones de periodistas no garantiza cosas elementales como ¿quién será responsable de esa información?, ¿qué uso se le va a dar?, ¿cómo se va a garantizar que esa información no termine en las manos equivocadas?, ¿cómo se hará para que esa información no se filtre a otras personas?
Y más de sentido común: ¿cómo harán que un padrón sirva para proteger periodistas?

Lo que deben hacer los gobiernos es garantizar el libre ejercicio del periodismo y el libre flujo de información; proteger a periodistas en el día a día cumpliendo su obligación de garantizar paz y seguridad para todas las personas y cumplir su obligación de abatir la impunidad en los crímenes cometidos.

Díganle al candidato Gándara que si quiere podemos platicar.

PD. Esta semana se cumple un mes de la aprobación de la «Ley para la protección integral de personas defensoras de derechos humanos y periodistas» del Estado de México y el gobierno del estado, que encabeza Alfredo Del Mazo Maza, no la ha publicado en la Gaceta Oficial. ¿Será por las campañas o porque ni quiere publicarla?

*********

*Periodista, autor del “Manual de Autoprotección para Periodistas” y de la “Guía de buenas prácticas para la cobertura informativa sobre violencia”. Conduce el programa “Periodismo hoy”, que se transmite los martes a las 13:00 h, por Radio Educación.