Lluvias no resuelven el problema de siembra: campesinos

lluvias

Francisco Perrusquía Nieves, presidente de la Unión de Organizaciones del Campo y vocero del Frente por Querétaro, dijo que las recientes lluvias son un respiro y una esperanza en el campo para que se mejore el temporal y empiece a llover con mayor regularidad

La lluvia que cayó el fin de semana en varios municipios del estado fue buena para los campesinos, porque algunos bordos alcanzaron óptimos niveles de agua; sin embargo, no resuelve el problema, porque aún falta por sembrar en la zona de temporal, afirmó Francisco Perrusquía Nieves, presidente de la Unión de Organizaciones del Campo y vocero del Frente por Querétaro.

“La lluvia que cayó el martes y miércoles no fue pareja, es decir, en un lugar llovió un poco, pero en otro lado no llovió; pero la que cayó el sábado pasado sí fue un poco más pareja, sobre todo la que cayó en Tequisquiapan, San Juan del Río, Amealco, Pedro Escobedo y parte de Huimilpan; sí cayó una muy buena lluvia, porque corrió el agua por los arroyos y hubo almacenamiento en algunos bordos y presas pequeñas y eso ya ayuda mucho a la zona de temporal”.

Estas lluvias, dijo, son un respiro y una esperanza en el campo para que se mejore el temporal y empiece a llover con mayor regularidad.

“Las lluvias son buenas para el ganado, porque empieza a surgir forraje, pasto y alimento, y eso también ayuda mucho para los cultivos ya establecidos de maíz y frijol, porque generan humedad”.

Enfatizó que aunque las precipitaciones pluviales ayudan un poco, no resuelven de lleno el problema, porque falta sembrar todo en la zona de temporal.

“Falta captar agua, porque a lo mejor con la del día de ayer no alcanzó a dar la humedad, a lo mejor solo hubo 15 centímetros de humedad en la tierra para poder sembrar ya lo de temporal; ojalá tengamos oportunidad de más lluvias, pues eso nos permitiría sembrar en toda esta región”.

Señaló que al menos 10 mil hectáreas de Amealco¸ San Juan del Río, Pedro Escobedo, Huimilpan y la zona del Tejocote, en Tequisquiapan, están en riesgo, porque no se han podido sembrar.

“Ojalá podamos tener humedades de 20 a 30 centímetros en el suelo, porque entonces se siembra con confianza y con esa humedad la planta alcanza a tener un muy buen tiempo para aguantar en lo que nos sigue lloviendo”.