Estamos vivos… porque estamos en movimento

El Lazarillo Pacheco

¿Alguien ya ha alcanzado el final del arcoíris? Lorena, corredora rarámuri de 22 años, nos deja echar un vistazo a su vida en este, un documental corto de Juan Carlos Rulfo, producido por Gael García Bernal, con montaje de Valentina Leduc y música minimalista e hipnótica de Leonardo Heiblum. La pieza de tan solo 28 minutos empieza con el alba entre cerros, con un arco de colores pintándose en el cielo, la cámara viaja hacia arriba dejándonos ver más de la copa de un árbol. Sobre un camino de trerraceria con ese paisaje detrás, un par de corredores, su respiración es como el suspiro de los cerros. Entre ellos, Lorena, inconfundible, pelo negro amarrado en una larga cola de caballo, falda larga (confeccionada por ella misma) y sus sandalias: su indumentaria para correr ultramaratones. Seguimos su pasos entre los charcos; a lo largo del camino, algunas personas vitorean a los corredores, principalmente a ella, quizá porque sobresale entre los demás con su vestimenta. La secuencia inicial termina con una toma aérea de un cañón entre los cerros de la sierra tarahumara, escuchamos el viento soplar y aparece el titulo: Lorena “La de los pies ligeros”.

Escogí esta pieza, porque siempre he sentido una conexión especial con correr, sentir el viento, fluir con el ritmo de la tierra. En un principio lo hacía porque decían que ganaría algo. Algunas veces gané, otras no. Supongo cómo lo entiende la familia de Lorena: algunos tienen el don para correr… y definitivamente ellos lo tienen. Lejos de la ciudad, del humo de las fábricas, de los vecinos, su vida siempre ha sido andar por esos cerros. La parte de la historia que vemos de Lorena sucede entre competencias, en donde viaja a ciudades para competir. En estos espacios de concreto la gente se conmociona al reconocer a una corredora como Lorena; todos quieren su foto con la chica.

– A ver, levanta la cabeza Lore.

– Lore, una sonrisa

– ¡Eres una campeona, Lore!

– Creo que seguirán tomando fotos mientras siga ganando. ¿Quién sabe si me seguirán tomando fotos cuando me detenga?

–¡Somos tus fans!

Ella, disimulada, se procura alejar de la multitud y el fanatismo. De vuelta en su hogar, donde no hay gimnasios 24/7, ni smog que aleje a las nubes, Lorena platica de sus sandalias y hace las cuentas de cuántos kilómetros ha recorrido, se ven usadas, pero bastante completas.

-Me gusta mi tierra y todo lo que la rodea.

En otro momento, abriendo una gran bolsa de plástico que contiene cajas (patrocinios); siempre con un fondo verde floreado, debajo de una sombra, Lore mira unos tenis, evita una mueca de sonrisa; no comprende cómo puede la gente usarlos, ella piensa que son incómodos; además, quienes los llevan siempre van detrás de ella en las carreras.

-Seguiré corriendo mientras pueda y mientras tenga la fuerza.

A lo largo del documental, entre sus momentos de paz rodeada por cerros, o corriendo una competencia, un susurro, como si le hablaran al oído a Lorena, o al espectador, nos lleva de la mano hasta el final del documental… Sigue la luz en silencio… Los pasos constantes de la protagonista se funden en la inmensidad de la sierra.

Para cerrar, me permito compartirles este videoclip de Jorge Drexler, “Movimiento”, en el que también es protagonista la de los pies ligeros.
https://www.youtube.com/watch?v=lIGRyRf7nH4.

Escucha nuestro podcast los martes de cada quince días a través de Spotify, Himalaya, Podimo, Apple y Google Podcasts.

Síganos en Instagram, Facebook y Twitter como @alertaspoilermx