Centennials, quienes más cuidan su dinero

Centennials

A comparación de los millennials, esta generación tiene más conciencia de sus finanzas personales y aprovechan las plataformas digitales para manejar su economía

De acuerdo con un estudio hecho por Provident, empresa de préstamos personales a domicilio en el país, e IPSOS MORI, consultora de investigación de mercados, siete de cada 10 centennials tienen interés de ahorrar; mientras tres de cada 10 considera invertir sus ingresos.

Muchos de estos jóvenes, entre 17 y 25 años, comienzan su vida laboral y empiezan a contratar o tener sus primeros productos financieros. Por ello, al iniciar su vida e historial crediticio, es necesario que tomen nota de algunas recomendaciones de expertos para iniciar bien su relación con las instituciones crediticias.

Silvia Gutiérrez, directora comercial y asesora de inversionistas de la plataforma inmobiliaria M2Crowd, destacó que entre los rasgos característicos de esta generación es que, a comparación de los millennials, tienen más conciencia de sus finanzas personales, son nativos digitales al 100 por ciento y al mismo tiempo están sobresaturados de información.

A decir de la experta, muchos jóvenes comienzan su vida laboral en esta etapa, mientras otros tienen ingresos ocasionales. Por ello, la primera recomendación es tener un presupuesto mensual, que sirve para registrar los ingresos obtenidos, así como los gastos o deudas que se tengan.

Al ser un segmento de la población completamente digital, sugirió a los jóvenes usar aplicaciones y páginas web que ayudan a llevar de una manera ordenada el control de su dinero.

Otra de las sugerencias es destinar entre 10 y 15 por ciento de los ingresos al ahorro, para posteriormente aumentar ese porcentaje.

La experta indicó que existen múltiples plataformas que piden una cantidad mínima para iniciar en el mundo de las inversiones, con opciones que van desde 100 hasta mil pesos, pero sugirió no adquirir productos financieros que no entiendan o no sepan cómo funcionan.

Con información de El Economista

Falta de ahorro puede comprometer el patrimonio familiar